Evanesce

Moderador Sección Polideportivo
  • Contador contenido

    456
  • Ingreso

  • Última visita

Canción de Perfil

Reputación comunidad

202 Excelente

Acerca de Evanesce

  • Rango
    Un Distinto
  • Cumpleaños 22/01/00

Información Personal

  • Steam
    dark22raven
  • Situación sentimental
    Filosofando solo. . .
  • Género
    Hombre
  • Nacionalidad
    Argentina
  • Ciudad de origen
    Buenos Aires
  • Ciudad actual
    Bahía Blanca

Redes sociales

  • Facebook
    https://www.facebook.com/damian.e.almada
  • Instagram
    https://www.instagram.com/darkraven22/

Visitantes recientes al perfil

1.888 visitas al perfil
  1. Welcome back them friend... Ya sabes como va la movida, a viciar 100%
  2. Su nombre aparece en las páginas gloriosas del automovilismo. Andreas Nikolaus Lauda, o simplemente Niki, murió a los 70 años. Fue tricampeón mundial de la F1 y uno de los pilotos más importantes en la historia de la máxima categoría "Con profunda tristeza anunciamos que nuestro amado Niki murió pacíficamente con su familia este lunes 20 de mayo de 2019. Su desempeño como atleta y emprendedor será inolvidable", informaron sus familiares en un comunicado. "Su incansable entusiasmo por la acción, su franqueza y su coraje permanecen como un modelo y una referencia para todos nosotros. Era un marido amoroso, y un atento padre y abuelo. Se sentirá su falta", agregaron. Lauda se había sometido en agosto de 2018 a un trasplante de pulmón, que le había dejado varias consecuencias. La medicación que tomó le generó complicaciones renales y desde entonces debió someterse a un tratamiento de diálisis en una clínica privada. Nacido en Viena el 22 de febrero de 1949, Lauda debió desafiar a su familia para convertirse en piloto. Sus padres no querían que se dedicara al automovilismo y dejara su incipiente carrera como hombre de negocios, para seguir el legado familiar, que incluía banqueros y financistas. Pero a Niki lo apasionaban los autos: sabía de mecánica y tenía la ambición de ser el mejor. Su apellido, sin embargo, le iba a servir de ayuda. Lauda se formaba como hombre de negocios, pero decidió ser piloto de carreras en 1968 contra la voluntad de su familia. Empezó su carrera en la Fórmula Vee y después en la Fórmula 3, luego llegó a la Fórmula 2 Europea con el equipo March tras conseguir un préstamo bancario para poder continuar su carrera. Comenzó a correr en Fórmula 1 con el equipo March en 1971.1 Obtuvo al principio poco éxito tanto en el equipo March como en el BRM, al que se incorporó en 1973, pero dio su gran salto deportivo cuando su compañero de equipo en BRM, Clay Regazzoni, volvió al equipo Ferrari en la temporada 1974. El legendario propietario del equipo, Enzo Ferrari, requirió la opinión de Regazzoni sobre el conductor austríaco y al recibir buenas referencias, inmediatamente lo fichó. Después de un apagado comienzo en la década de los setenta, el equipo Ferrari resurgió gracias al apoyo técnico del austríaco y fue recompensado con el segundo puesto en su debut con el equipo en el Gran Premio de Argentina. Pronto siguió su primera victoria en un gran premio, en la cuarta carrera que corrió con Ferrari, dando con ella fin a un bienio sin victorias del equipo. Lauda y Ferrari se convirtieron en el piloto y la escudería que marcaban el paso del mundial, consiguiendo seis pole positions consecutivas. Una mezcla de falta de fiabilidad e inexperiencia, no obstante, limitó sus resultados a una sola victoria más y un cuarto puesto al final del mundial. En la temporada 1975 Lauda consiguió reeditar la trayectoria que había iniciado el año anterior. Aunque no pasó del quinto puesto en las primeras cuatro carreras de la temporada, Lauda y Ferrari mejoraron y vencieron en cuatro de los siguientes cinco grandes premios. La victoria en el Gran Premio de Estados Unidos, última carrera de la temporada, le valió a Lauda su primer campeonato del mundo. En 1976, Lauda ganó cuatro de las primeras seis carreras, obteniendo el segundo puesto en las otras dos. Al final de la novena carrera, disputada en Brands Hatch, Lauda había obtenido 61 de los puntos del mundial, más del doble de los que llevaba su más inmediato perseguidor, Jody Scheckter. El segundo campeonato del mundo consecutivo parecía limitarse ya a una formalidad, acontecimiento que no se producía desde las temporadas de 1959 y 1960 en que lo había logrado Jack Brabham. Ese 1 de agosto de 1976 parecía que su carrera había finalizado. Con varias carreras para terminar el año, aún sin competir podía coronarse campeón por segundo año consecutivo dada la gran diferencia de puntos que tenía con sus principales perseguidores, James Hunt y Jody Sheckter. Algo no tan frecuente en esos años -el último bicampeonato lo había conseguido Brabham en los años 59/60- de menor tecnología, gran paridad y pilotos que podían ganar carreras aún sin estar en los mejores equipos. Pero la carrera de Lauda no acabó en Nürburgring. Menos de un mes y medio después volvió a correr. Un milagro. Y una proeza de la fuerza de voluntad. A 42 días de convertirse en el piloto bonzo, volvió a estar en la grilla de largada de un Gran Premio. La gente las primeras veces que se lo encontraba no podía sostenerle la mirada. No podían acostumbrarse a su nueva cara. A Lauda poco le importaba. Su fuerte personalidad y determinación le permitieron seguir adelante. Esa temporada, en la última carrera, tal vez se dé el mayor momento de su carrera. El ganador, el tricampeón del mundo, consiguió su momento inmortal en una derrota. En su ausencia, James Hunt había aprovechado para acercarse. Antes del Gran Premio de Japón, última carrera en el calendario de la Fórmula 1 de ese año, el austríaco aventajaba a Hunt por tres puntos. Vale la pena detenerse en Hunt. Representaba lo opuesto a Lauda. Era la osadía, el desparpajo, un playboy que aceleraba en cada curva y en cada momento de la vida. Se vanagloriaba de épicas orgías las noches previas a las carreras. Su larga cabellera rubia sobre el buzo antiflama marcaron una época. Su figura y la rivalidad con Lauda son el sustento argumental de Rush, la excelente película de Ron Howard: un western sobre ruedas, un duelo entre dos personalidades opuestas, que pinta un mundo mítico como el de la fórmula 1 de los setentas con gracia y precisión. El circuito del Monte Fuji al momento de la largada fue víctima de un temporal. La lluvia caía sobre la pista con furia. Los organizadores decidieron seguir adelante. Lauda largaba en segunda fila, detrás de de Hunt y de Mario Andretti. Las imágenes de la largada son estremecedoras. La lluvia persistente moja los autos pero en el momento en que se ponen en marcha una gran nube de agua se levanta del asfalto y cubre los autos. Hay que adivinar que pasa dentro. Parece una escena extraída de los Autos Locos. A las pocas vueltas Lauda se detuvo en boxes y decidió no continuar. Alguien, presumiblemente el jefe del equipo, se inclina sobre su auto e intenta convencerlo, pero Niki se baja del auto y se quita el casco. La carrera había terminado para él. Había aprendido la lección. Parecía que la influencia geográfica había derramado sobre él sabiduría oriental. Prefería perder una carrera, un campeonato y no la vida. Además de su accidente de pocos meses antes, se debe recordar que en los últimos tres años en la Fórmula 1 habían fallecido cinco pilotos. Al principio de año los corredores en sus reuniones se miraban entre sí y pensaban, sin decirlo en voz alta, cuál de ellos sería al que le tocara caer en competencia ese año. Sabían que al final de la temporada alguno o algunos de ellos ya no estarían más. Lauda había estado demasiado cerca ese año. Y con esa decisión no sólo posibilitó que Hunt se quedara con el campeonato (salió cuarto luego de una gran remontada final y superó a Lauda por un punto en el campeonato) sino que demostró que había cosas más importantes que una carrera, que sus prioridades se habían reacomodado. Ese abandono fue uno de sus indiscutibles momentos de humanidad y grandeza. "En esos años con los peligros que afrontaban los pilotos no podía haber en su elenco ningún cobarde. Se jugaban -literalmente- la vida en cada carrera. Niki Lauda entendió que ser valiente no tiene nada que ver con la temeridad." Al año siguiente se recuperó y ganó su segundo campeonato mundial de punta a punta. Cada día se mostraba más fuerte. El accidente y la experiencia cercana a la muerte habían quedado atrás. Un tiempo después decidió retirarse del automovilismo. Fundó una línea aérea que luego vendió. Retornó a la Fórmula 1 en el 82. Creía que todavía podía dar algo más. En 1984 consiguió su tercer título al vencer por medio punto a Alain Prost. Luego tuvo otra aerolínea (que sufrió un accidente fatal en 1991 en Tailandia que dejó casi tres centenares de muertos) y volvió otra vez a la Fórmula 1 ya no como piloto sino como directivo y asesor. Su actitud vital nunca varió a pesar de varios inconvenientes de salud. Debió someterse a dos trasplantes de riñón. Y en Ibiza, hace poco menos de un año, le realizaron un tercer trasplante, uno de pulmón, afectado desde el accidente del 76 en el que aspiró humos tóxicos. Hace décadas que Niki Lauda se convirtió en una leyenda. El campeón del mundo sereno, impasible, frío y racional. El que lograba reflexionar con claridad en los momentos más dramáticos. El que se paró de frente a la adversidad. Las cicatrices en su cara que nunca se quiso sacar, que se negó a operarse, las lesiones permanentes en el cuero cabelludo que sólo tapó con una gorra, nunca fueron un estigma para Lauda. Sino un testimonio de lo vivido y de aquello contra lo que batalló y debió superar. Ese es su mayor legado. "El recordado piloto austríaco fue campeón del mundo en 1975, 1977 y 1984, y subcampeón en 1976. Totalizó 25 victorias en grandes premios (la primera en España, en 1974, y la última en Holanda, en 1985)" En 1993 fue asesor técnico de la escudería Ferrari. A su llegada le pidieron consejo para ganar nuevamente después de muchos años de sequía y la respuesta inmediata de Lauda fue: «Contraten a Michael Schumacher». Y Michael Schumacher llegó en 1996 y se trajo al equipo de ingenieros de Benetton, encabezados por Ross Brawn. Aunque hubo que esperar algunos años, pues a finales de los 90 había coches mejores en parrilla, el resultado fue un éxito absoluto, ya que arrasaron desde 2000 hasta 2004, ganando el "Káiser" 5 títulos consecutivos de pilotos y la «Scudería» 6 de constructores, algo que nunca había sucedido hasta la fecha. Entre 2001 y 2002 dirigió a la escudería Jaguar Racing, aunque sin mucho éxito. Lauda fue despedido, junto con otras 70 figuras del equipo, a finales de 2002. En 2010 Lauda colaboró como comentarista de Fórmula 1 en la cadena privada alemana RTL. Desde 2012 hasta su muerte, fue asesor técnico y accionista (10%) de la escudería Mercedes.15 Hasta 2018, tiempo en el que se mantuvo activo en el equipo, Mercedes consiguió 4 títulos del mundo (3 de Lewis Hamilton y 1 de Nico Rosberg), y 4 de constructores. "Que en paz descanses Tricampeon. . ."
  3. Algun día tenía que salir a la luz... JAJAJAJA Todos los problemas whatsapp, ninguna red es segura por lo que creo (?
  4. Un placer que vuelvas nuevamente querido! Y una bienvenida a aquellos que se nos unen por primera vez, espero lo pasen de 10 por acá! Y nomas queda decirles que no se cruzen con Casper en el server, inbancable se pone con los chasquiboom (Gracias por esta nueva adquicisión que incorporaste, ahora me dieron ganas de volver a iniciar el cs jaja)
  5. El único bruto, sin vergüenza de la vida, que usa el zombie leech soy yo? JAJAJAJAJA Cada vez me quedan menos elogios y/o palabras para agradecerte fede!! Dentro de poco te voy a tener que poner emojis o fotos
  6. El inglés Lewis Hamilton, quíntuple campeón del mundo de Fórmula Uno, recuperó el mando en la categoría reina del automovilismo al ganar este domingo el Gran Premio de España, en Montmeló (Barcelona), donde encabezó, junto al finlandés Valtteri Bottas, el quinto 'doblete' de Mercedes en las cinco primeras carreras del año. El británico, que en 2018 igualó los cinco títulos mundiales del argentino Juan Manuel Fangio y se quedó a sólo dos de la plusmarca histórica del alemán Michael Schumacher, brilló de nuevo en la pista de las afueras de la Ciudad Condal, donde fue tercero el holandés Max Verstappen. La enésima jornada triunfal de Mercedes, que el año pasado ganó su quinto Mundial seguido de constructores, coincidió con otra para el olvido de Ferrari, equipo del que se esperaba un contraataque en la pista en la que había destacado en las pruebas de pretemporada; cuya continuidad en el calendario de la F1 parece peligrar. La 'Scuderia' se tuvo que conformar con el cuarto puesto del alemán Sebastian Vettel y el quinto del monegasco Charles Leclerc; que ahora ocupan también esos puestos, por detrás de Verstappen, en un Mundial que comanda Hamilton -autor de la vuelta rápida este domingo- con 112 puntos, siete más que Bottas. Vettel, que salía tercero, intentó pasar por el exterior a Bottas, se pasó de frenada, hizo un plano que deterioró su rueda delantera derecha y comprometió el resto de su actuación. Y en la tercera curva, Verstappen, cuarto en parrilla, al que había rebasado Leclerc, protagonizó un sensacional adelantamiento por fuera para colocarse tercero, detrás de los Mercedes y delante de los Ferrari. La entrada del 'safety' a 20 giros del final, animó, al compactar el grupo, una carrera en la que los Haas se hubieran ordenado como cuarto equipo, de no ser por los salvajes ataques entre sus pilotos, el danés Kevin Magnussen, séptimo este domingo; y el francés Romain Grosjean, que debería estar agradecido por acabar décimo. El coche de seguridad no debilitó a un siempre brillante Lewis, arruinó toda esperanza de mejora de Leclerc; y le dio alas a Sainz, que firmó sus mejores vueltas y -después de haber mantenido pugna, en el primer tramo de la prueba, con el australiano Daniel Ricciardo (Renault)- protagonizó un sensacional adelantamiento por la octava plaza, en el primer sector, al más que correoso Grosjean. El excéntrico y espectacular campeón de Stevenage impuso su ley y hubiera ganado fumándose un puro una carrera a 66 vueltas que se revolucionó algo a veinte para el final, con la entrada en pista del coche de seguridad, por el accidente del inglés Lando Norris y el canadiense Lance Stroll. A la hora de afrontar los primeros giros del trazado, el británico alargó la frenada tras afrontar la recta principal para así intentar el adelantamiento al canadiense, pero todo acabó de la peor forma posible para ellos. El problema es que ninguno de los dos reconoce tener la culpa del toque, por lo que han sido llamados a declarar ante los comisarios, suscitando una polémica que prorroga la agonía tras un GP nefasto en su caso. Preguntado sobre si en algún momento pensó en levantar el pie, Norris fue tajante. "Stroll sabía que yo estaba en la entrada de la primera curva, no sé en qué estaba pensando después de eso", aseguró el #4. "Yo seguía en el exterior, tenía una parte decente de mi coche en el exterior de la curva 2, pero en cuanto comenzó a girar hacia la izquierda, pude ver que o levantaba por completo, o desaparecía o no sé qué". "En un momento supe que simplemente iba a girar sin darme espacio suficiente; tuve que intentar decelerar y hacer lo que pudiera, pero no tuve demasiado tiempo", agregó Norris, quien garantiza que pidió perdón pero no específicamente al piloto de Racing Point. "Yo soy el que pilota el coche. Si termino fuera de carrera a causa de un accidente, soy yo el que conduce, el que toma las decisiones. Si debería haberme arriesgado intentando adelantarle... no lo sé. Simplemente lo siento porque he dejado mal al equipo al no acabar la carrera", cerró el piloto de McLaren. Por su parte, Lance Stroll centró su defensa en el hecho de que no había opción de que dos coches a la vez tomasen esa curva. "Realmente no vi la repetición, así que tendré que comprobarlo en detalle, pero sí, no había mucho espacio ahí", detalló."Tenía que tomar la curva, así que giré, y sí, no hay mucho que pudiera hacer. Frené en el interior y fui profundo en la primera curva, y luego tenía que firmar en la siguiente curva; desafortunadamente, no había espacio suficiente para ambos coches". BOTTAS: "Lo perdí al principio, un comportamiento extraño en el embrague. Como equipo es increíble. Obtuve algunos puntos buenos, cada punto cuenta". HAMILTON: "Tengo que atribuirlo a este increíble equipo. Se trata de una historia en desarrollo, con cinco o dos finales seguidos. Estoy muy feliz por cada uno de ellos" No cabe duda de que la mejoría experimentada por Max Verstappen en la segunda mitad de la temporada pasada está teniendo continuidad este año y eso nos está permitiendo disfrutar de la versión más madura y efectiva del piloto neerlandés. Eso hace que pueda rivalizar con los grandes de la parrilla a la hora de conseguir el galardón virtual de piloto de la temporada, pues no en vano es tercero en el campeonato por delante de los pilotos de Ferrari. “Trato de maximizar todo lo que tengo y estoy feliz con el resultado de hoy”, dijo Max Verstappen al terminar la carrera. Y no es para menos, pues sumó su segundo podio de 2019. “Hemos sido terceros de nuevo, lo que es bastante representativo de nuestro ritmo en este momento, y es genial anotar más puntos. Sabía que teníamos una oportunidad para pelear con Ferrari y eso es lo que hicimos”, afirmó el neerlandés, que aprovechó el intento fallido de adelantamiento de Sebastian Vettel sobre los Mercedes en la primera curva de la carrera. Al perder Vettel impulso en la curva 2, Max Verstappen aprovechó su mayor velocidad para sobrepasarle por fuera en la 3, colocándose tras los Mercedes. “Al principio fue bastante intenso con tres coches en la curva 1, así que decidí quedarme al margen, pero luego tuve una buena línea de salida de la curva 2 y ponerme tercero en la curva 3 fue crucial”, señaló. Después de eso, Verstappen pudo centrarse en adoptar un ritmo competitivo y ni siquiera el inesperado coche de seguridad del final le impidió defender con solvencia el podio ante los Ferrari. “A partir de ahí, pude tener mi propio ritmo y estrategia, que funcionó bien. Los Mercedes estaban fuera de alcance, pero fuimos muy consistentes y, por supuesto, estamos felices de estar en el podio. Todos estamos muy motivados para cerrar la brecha”, aseguró un Verstappen que tras la clasificación no estaba tan satisfecho. Pierre Gasly también sumó puntos en Barcelona, aunque su ritmo fue notablemente inferior al de su compañero de equipo, algo que en ciertas fases de la carrera se debió a restos de goma que quedaron depositados en su alerón delantero. “La primera parte estuvo bien, pero hacia el final de ese relevo comencé a sufrir con el agarre y la degradación. Tenía muchos restos de goma en el alerón delantero, lo que me hacía deslizar. El ritmo se redujo desde el segundo relevo en adelante. Intenté presionar tanto como pude, pero no pude mantenerme con los Ferrari”, admitió. Tras la llegada del coche de seguridad, Gasly creyó tener opciones de adelantar a Charles Leclerc, pero finalmente acabó cediendo seis segundos con el monegasco en meta. “En el reinicio del coche de seguridad, intenté adelantar a Charles (Leclerc), pero no pude lograrlo. Fue una buena pelea y creo que al principio nos tocamos en la curva 3. Es bueno anotar algunos puntos. Mirando hacia adelante, creo que tenemos buen potencial en algunos de los próximos circuitos que deberían adaptarse mejor a nuestro coche”, concluyó. No soy diseñador, simplemente trato de conducir lo más rápido que puedo”, dijo Max Verstappen al ser preguntado por las debilidades del RB15. “Si fuera tan fácil de entender, mejoraríamos el coche en cada carrera. En este momento y en líneas generales, los coches no son tan fáciles de entender cuando se trata de hacer que sean más rápidos. Bueno, Mercedes parece entenderlo, pero creo que todos los demás hemos estado sufriendo un poco más”, apuntó. En líneas generales, todos los equipos de la parrilla han tenido dificultades para mantener la temperatura de los neumáticos en su nivel óptimo, aunque Mercedes y McLaren parecen haber conseguido entenderlos un poco mejor que el resto. Por el contrario, otros como Ferrari, Red Bull, Renault o Haasdependen en exceso de las condiciones. “Piloté al límite del coche”, afirmó Verstappen, que asegura no poder extraer más del Red Bull en este momento. “Si lo hiciera más rápido, me saldría de la pista. Nunca he tenido un sobreviraje o un subviraje excesivo, excepto en Bahrein, donde nos equivocamos con la puesta a punto", concluyó. Carrera tras carrera, parece que Ferrari ha tocado fondo y despertará en cualquier momento, pero ya ni siquiera los italianos confían en recuperar la forma exhibida en la pretemporada o durante el Gran Premio de Bahréin. Pero, tras un Gran Premio de España en el que Ferrari tenía depositadas muchas esperanzas por estrenar un nuevo motor y diversas modificaciones aerodinámicas, la situación parece incluso peor, pues Max Verstappen terminó siendo inalcanzable. En el escenario en el que Ferrari impresionó durante los test de pretemporada, Mercedes ha dominado y Sebastian Vettel no ha podido defender el podio ante el neerlandés de Red Bull. “El cuarto no está mal, pero si empiezas tercero no está tan bien. He intentado adelantar en la primera curva, pero he hecho un plano y eso ha comprometido mi carrera. He perdido el podio y es una pena”, lamentó. Efectivamente, tras emparejarse en la frenada de la curva 1 con Valtteri Bottas y Lewis Hamilton, el hecho de ir por el exterior jugó en su contra y eso le permitió a Max Verstappen ganarle la posición en la curva 3. Para colmo, el frenazo del primer viraje dañó su neumático delantero derecho, comprometiendo el primer relevo. Ya con neumáticos nuevos, el ritmo tampoco fue muy prometedor, siendo incapaz de vencer a Max Verstappen. “Intenté hacer todo lo posible por remontar, pero siendo justos, únicamente podía pelear con los Red Bull y era difícil alcanzarles. Voy a seguir luchando, es para lo que estoy aquí y es lo que adoro”, afirmó Vettel, que no pudo ocultar su tristeza. “Ha sido un fin de semana decepcionante. Queríamos estar en cabeza y en este momento estamos muy por detrás. Sólo nos queda la opción de remontar”. Charles Leclerc, por su parte, aprovechó el plano de su compañero en la primera parte de la carrera para adelantarle con permiso del equipo, pero posteriormente las tornas cambiaron y fué el monegasco quien debió ceder la posición. “Ha sido complicado, pero la salida ha sido buena y también el primer relevo. Sin embargo, el segundo y el tercero han ido a peor y no me sentía cómodo con el coche, perdía la parte trasera”, explicó. El impulso de las primeras carreras se va desvaneciendo y el piloto monegasco sufre con la situación de Ferrari, que actualmente no puede siquiera hacer sombra a Mercedes. “Tenemos que trabajar y ver qué pasa para reducir la diferencia que tenemos con Mercedes. Me ha afectado un poco la salida del coche de seguridad, pero es así como han sucedido las cosas y no puedo cambiarlas. Ha sido desafortunado para nuestra estrategia, pero no puedo hacer nada”, recordó, ya que había optado por una estrategia de una sola parada con neumáticos duros hasta el final. Tras la quinta prueba del campeonato ya disputada, Sebastian Vettel es cuarto en la clasificación general de pilotos a 48 puntos de Lewis Hamilton, con Charles Leclerc a 55. En el campeonato de constructores, Ferrari mantiene la segunda posición, pero con 96 puntos de desventaja sobre Mercedes. El Gran Premio de España de 2019 llega en un momento convulso. La organización del Circuit de Barcelona-Catalunya y Liberty Media están negociando la continuidad de la carrera en el trazado catalán, y aunque desde el lado de Montmeló son optimistas, las cifras de asistencia de público confirman que la Fórmula 1 interesa cada vez menos en España. Entre el jueves y el domingo, un total de 165.029 espectadores han visitado el Circuit: 4.418 el jueves, 16.678 el viernes, 51.821 el sábado y 87.511 el domingo para la carrera que conquistó Lewis Hamilton. Hay que remontarse a 1999 para ver una cifra peor de público, previa a la llegada de Fernando Alonso a la competición, cuando vieron la carrera 81.000 personas. Quien sí ha logrado llenar su grada ha sido Carlos Sainz, que ha gozado un año más del apoyo del público que ha convocado. En comparación con 2018, la caída ha sido notable. Durante todo el fin de semana de la cita del año pasado asistieron 172.144 espectadores, repartidos en 5.987 personas el jueves, 18.758 el viernes, 55.503 el sábado y 91.896 el domingo. Se ha perdido público de los cuatro días, para un total de 7.115 espectadores menos en 2019 que en 2018, de los que 4.385 han sido en la carrera. El récord de asistencia a un Gran Premio de España en Montmeló data de 2007, con Alonso en McLaren formando equipo Lewis Hamilton. Aquel fin de semana visitaron Montmeló 354.700 espectadores, de los cuales 131.200 fueron el día de la carrera. Ranking de pilotos Pos. Piloto pts 1 Hamilton 112 18 25 25 18 26 2 Bottas 105 26 18 18 25 18 3 Verstappen 66 15 12 12 12 15 4 Vettel 64 12 10 15 15 12 5 Leclerc 57 10 16 10 11 10 6 Gasly 21 - 4 9 - 8 7 Magnussen 14 8 - - - 6 8 Pérez 13 - 1 4 8 - 9 Raikkonen 13 4 6 2 1 - 10 Norris 12 - 8 - 4 - 11 Sainz 10 - - - 6 4 12 Hulkenberg 6 6 - - - - 13 Ricciardo 6 - - 6 - - 14 paseo 4 2 - - 2 - 15 Albon 3 - 2 1 - - 16 Kvyat 3 1 - - - 2 17 Grosjean 1 - - - - 1 18 Giovinazzi - - - - - - 19 Russell - - - - - - 20 Kubica - - - - - - Ranking de constructores Pos. Equipo pts 1 Mercedes 217 44 43 43 43 44 2 Ferrari 121 22 26 25 26 22 3 Red Bull 87 15 16 21 12 23 4 McLaren 22 - 8 - 10 4 5 Racing Point 17 2 1 4 10 - 6 Haas 15 8 - - - 7 7 Alfa Romeo 13 4 6 2 1 - 8 Renault 12 6 - 6 - - 9 Toro rosso 6 1 2 1 - 2 10 Williams - - - - -
  7. No se le puede pedir más a Valtteri Bottas. No tendrá el talento de Lewis Hamilton, pero su empeño esta temporada es encomiable y casi indestructible. El inesperado líder del Mundial ha conquistado en Montmeló su inesperada tercera pole position consecutiva de la temporada, territorio de Lewis Hamilton en cuatro de los últimos cinco años. Desde luego tiene mérito y además con un tiempazo de récord: 1.15:4, rebajando en siete décimas el record y pole anterior. Pocas veces se vio al campeón más nervioso, menos al mando de su coche y, sobre todo superado en seis décimas por su compañero. Desde luego Bottas ha dado la vuelta de su vida, tremenda y salvaje. Justo por detrás, Vettel y Versttapen compartirán segunda fila, un gran resultado para el holandés, con muchos problemas todo el fin de semana, y discreto para el alemán, que ha desplazado a Leclerc, quinto y algo deslucido, pero que circula a 8 décimas de los Mercedes. Se viene el quinto doblete de los alemanes. La Q1 empezó con la presencia de Robert Kubica, el primero en salir a rodar con su Williams. Pronto siguió sus pasos Lance Stroll con el Racing Point. Los Ferrari se pusieron en marcha después de tres minutos. Tanto Charles Leclerc como Sebastian Vettel recurrieron directamente al neumático blando, con el que establecieron un 1'17"835 y un 1'18"068 respectivamente. Al mismo tiempo que los SF90 cerraban su vuelta, Nico Hülkenberg protagonizaba un accidente en la curva cuatro. El alemán bloqueó el neumático delantero derecho en la entrada de la curva cuatro, lo que derivó en una salida de pista y un toque contra las protecciones. Pudo volver al asfalto por sus propios medios, pero con el alerón delantero roto y atascado en el fondo plano de su Renault RS19. Retiradas las banderas amarillas, Max Verstappen cerró un 1'17"244 que le sirvió para desbancar a Leclerc de la primera posición y situar a Red Bull en cabeza por primera vez en todo el fin de semana. Pero la alegría duró muy poco, porque Valtteri Bottas firmó un 1'17"175 para reclamar el liderato para Mercedes. Su compañero Lewis Hamilton se puso tercero con un 1'17"423. Los W10 habían esperado ocho minutos antes de ponerse en movimiento. Antes de regresar al Pit-Lane, Leclerc mejoró con un 1'17"388 para ponerse tercero y quedarse a dos décimas del líder Bottas. Vettel también progresó con un 1'17"425 que le dejó a dos milésimas de Hamilton. Cuando faltaban cinco minutos para el final, Hülkenberg regresó a la pista con un nuevo alerón delantero en busca de la clasificación. Sergio Pérez marcaba el corte con un 1'18"669. Carlos Sainz era entonces undécimo con un 1'18"176. Hülkenberg empezó con un 1'18"594, que le sirvió para situarse momentáneamente decimoquinto. La progresión primero de Lance Stroll y después de Lando Norris le relegaron al decimoséptimo. Volvió a flote otra vez con un 1'18"404, pero Sergio Pérez también mejoró y lo condenó a la eliminación con un 1'18"286. El alemán era el primero de los cinco caídos en esta primera criba. Le acompañaban Lance Stroll y Antonio Giovinazzi, seguidos de los Williams de George Russell y Robert Kubica. El británico fue 1,2 segundos más rápido que su compañero polaco. La Q2 empezó con 35ºC en la superficie del asfalto y una temperatura ambiental de 21ºC. Las nubes ya habían dejado paso al sol, que gobernaba todo el Circuit. Tanto los Mercedes como los Ferrari recurrieron al neumático blando desde un principio, lo que los situaba en igualdad estratégica de cara a la carrera del domingo. El primero en cerrar vuelta fue Valtteri Bottas, que se puso primero con un 1'16"269. Pero acto seguido llegó su compañero Lewis Hamilton, que reclamó el liderato con un 1'16"038. Sebastian Vettel encabezaba la ofensiva de Ferrari, pero su 1'16"667 tan sólo le sirvió para quedarse a seis décimas de sus rivales. Charles Leclerc no tuvo un giro limpio y se quedó en un modesto 1'17"511. Ferrari veía así cómo se repetía el escenario de los Libres 3. El Ferrari SF90 era dos décimas más rápido que el W10 en el primer sector, pero perdía dos décimas en el segundo y otras cuatro en el tercero. Por detrás de los líderes, pero por delante de la zona media estaba Red Bull. Max Verstappenera cuarto con un 1'16"726, lo que lo dejaba a siete décimas de la cabeza pero a una de Vettel. Pierre Gasly le seguía, 1'17"275. Carlos Sainz hizo un 1'17"599 en su primer intento, un registro que le dejaba en novena posición. El coche más rápido de la zona media era el Haas de Romain Grosjean, que estaba en 1'17"290. Cuando faltaban tres minutos para el final, los coches se embarcaron en el último intento. Carlos tuvo un coletazo en la curva 5 y luego se salió en la última chicane cuando intentaba recuperar a la desesperada. Esol e impidió mejorar. Sí lo hicieron sus rivales, lo que condenó al madrileño a la decimotercera posición, aunque empezará duodécimo por sanción de Ricciardo. El madrileño terminó por detrás de Lando Norris, undécimo con un 1'17"338. Además de los dos McLaren, la zona de eliminación tenía como habitantes a Alexander Albon, Kimi Räikkönen y Sergio Pérez. Valtteri Bottas y Charles Leclerc aún consiguieron mejorar sus tiempos: 1'16"979 y 1'17"388 respectivamente. La Q3 empezó con los dos Mercedes, los dos Ferrari, los dos Red Bull, los dos Haas, el Toro Rosso de Daniil Kvyat y el Renault de Daniel Ricciardo como participantes. La temperatura de la pista había subido a 36ºC, la del ambiente se mantenía constante en 21ºC. Los primeros en ponerse en movimiento fueron los Mercedes. Los Ferrari esperaron unos instantes para ser los últimos en cruzar la línea de meta en su primera tentativa de vuelta rápida. Valtteri Bottas voló. Fue dos décimas más rápido que su compañero en el primer parcial, pero marcó el récord de los dos restantes para detener el cronómetro en 1'15"406 y anotarse un nuevo récord del circuito. La vuelta de Lewis Hamilton, un 1'16"040, no había sido limpia. El británico había perdido tiempo en todos los sectores, en especial el tercero, donde había hecho un contravolante al entrar en la chicane. Aun así, conservaba el segundo puesto. Un par de pasos por detrás estaba Sebastian Vettel. Ferrari no daba el salto de calidad que algunos esperaban y el alemán se quedaba a ocho décimas de diferencia con un 1'16"272. Rodó en solitario, pues Charles Leclerc sólo salió a cinco minutos del final. Ningún piloto mejoró en el último intento, lo que sirvió para certificar la Pole Position de Valtteri Bottas. Lewis Hamilton estaba descontento, porque sabía que en ninguno de sus dos intentos había podido atacar la última chicane como él deseaba. Más preocupado estaba Sebastian Vettel, ocho décimas más lento que Valtteri y condenado por las curvas lentas del último parcial. Max Verstappen hizo un 1'16"357, que le sirvió para birlarle a Charles Leclerc la cuarta posición. El monegasco empezaría quinto por delante del segundo Red Bull, el de Pierre Gasly, que en esta ocasión se había quedado a cuatro décimas de segundo de su compañero. La Pole de la zona media fue para el equipo Haas, que transformó las buenas sensaciones de los entrenamientos en un monopolio de la cuarta fila de la parrilla: Romain Grosjean séptimo con un 1'16"911, Kevin Magnussen octavo a 11 milésimas. Seis décimas más rápidos que el Toro Rosso de Daniil Kvyat y el Renault de Daniel Ricciardo. Ferrari sigue sin encontrar el camino correcto para plantar batalla a Mercedes. La escudería de Brackley ha vuelto a cosechar un doblete en la clasificación del GP de España. Sebastian Vettel asegura que el coche no da la talla en curvas lentas y Charles Leclerc no está del todo cómodo tampoco. No obstante, esperan que el ritmo de carrera del SF90 sea mejor que lo mostrado a una vuelta. Sebastian Vettel (3º): "Estamos contentos pero no estamos contentos. Con eso quiero decir que el coche está bien equilibrado y creo que las actualizaciones que hemos traído han ayudado a mejorar la manejabilidad del coche. Sin embargo, es obvio que todavía no estamos donde queremos estar, porque somos muy rápidos en las rectas, pero estamos perdiendo demasiado tiempo en las curvas lentas. El resultado de todo esto es que no estamos al frente y, por lo tanto, tenemos que seguir trabajando duro. Sin embargo, creo que tener un coche bien equilibrado y eso significa que podemos tener una buena carrera, así que estoy listo para darlo todo mañana". Charles Leclerc (5º): "No es el resultado de clasificación que esperábamos. Hemos estado trabajando para encontrar el equilibrio adecuado, especialmente con las nuevas piezas. Desafortunadamente, todavía estábamos un poco fuera hoy. Me fui largo en la Q2 y algunas partes se dañaron cuando pasé por el piano. El equipo ha hecho un gran trabajo al arreglar el coche durante la sesión. Después del incidente el balance era diferente, tenemos que revisar nuestros datos para asegurarnos de que el coche vuelva a estar en forma para la carrera de mañana. Nuestros rivales son fuertes, pero confiamos en nuestro potencial y haremos todo lo posible para alcanzarlos". Mattia Binotto, jefe del equipo: "Ha sido una sesión de clasificación difícil, como lo ha sido todo el fin de semana hasta ahora. En el caso de Charles, las cosas se complicaron cuando su coche se dañó en la Q2. Lo reparamos lo mejor que pudimos, pero su rendimiento se vio comprometido en la Q3, ya que tuvo dos intentos con un sólo juego de neumáticos. Dicho esto, este fin de semana ha puesto de relieve los puntos débiles de nuestro coche. Llevaremos a cabo todos los análisis necesarios, también después de la carrera, para obtener una imagen completa de dónde estamos luchando. Días como éste pueden mostrarnos cómo mejorar y estoy seguro de que rendiremos mejor mañana". El equipo Red Bull ha logrado colarse entre los dos Ferrari en la clasificación del Gran Premio de España. Max Verstappen ha sido cuarto, por delante de su compañero de equipo, Pierre Gasly, que ha terminado sexto. Ambos pilotos se muestran confiados de cara a la carrera e incluso el holandés espera poder luchar por la tercera posición del podio. Max Verstappen (4º): "Creo que hoy sacamos el máximo partido en clasificación. Estoy muy contento por lo cerca que estamos de Sebastian y además, pude colarme entre los dos Ferrari. Los coches de Mercedes, especialmente el de Valtteri, fueron muy rápidos. Aún así conseguimos recuperarnos bastante bien y el coche fue un poco mejor". "Por supuesto, me hubiera gustado estar un poco más cerca y todavía tenemos que mejorar nuestros tiempos, pero el ritmo en tandas largas fue bueno y en carrera normalmente somos un poco más competitivos. Los Mercedes son rápidos, no obstante, creo que podemos luchar por el podio". Pierre Gasly (6º): "Hoy fue un día positivo y tuve una clasificación decente, pues logré la sexta posición. Sabíamos que después de los Libres 3 todo sería más difícil y pensábamos que Ferrari daría un paso importante en clasificación, pero Max logró colocarse a una décima de Vettel y yo, a una décima por detrás de Charles, así que estamos más cerca de lo que pensábamos". "Seguro que los Mercedes van a ser muy rápidos, no obstante, creo que tenemos un coche decente y espero que mañana podamos luchar con Ferrari. Puede ser una carrera interesante con la opción de una o dos paradas. Cualquier cosa puede pasar en esta pista, por lo que intentaremos sacarle el máximo partido". "Todavía hay mucho trabajo por hacer, pero en general las cosas van mejorando y creo que el trabajo que hacemos desde comienzos de año empieza a dar sus frutos. Ojalá mañana podamos conseguir buenos puntos". Christian Horner, jefe del equipo: "Hemos pasado de forma cómoda a la Q3. Las primeras vueltas fueron rápidas, ya que había más viento. Max estuvo muy cerca de arrebatarle la posición a Sebastian. Si no hubiera sido por el error en la salida de la curva 15, le habría pasado. No obstante, clasificar en la segunda fila es algo positivo y con Pierre en la sexta posición, tenemos confianza para afrontar el Gran Premio de mañana".
  8. UUUUUFFFF, fuertes palabras aquelas.... JAJAJA Feliz Cumpleaños señor, disfrutelo a full
  9. Buenas, un placer... Espero lo pases de 10 por acá!
  10. Welcome! Enjoy and take a seat friend...
  11. Arsenal: Cech, Maitland-Niles, Mustafi, Koscielny, Sokratis, Kolasinac, Torreira, Xhaka, Özil, Aubameyang y Lacazette. DT: Unai Emery. Valencia: Neto, Wass, Gabriel, Roncaglia, Gaya, Torres, Parejo, Coquelin, Guedes, Rodrigo y Mina. DT: Marcelino García Toral. Marcelino García Toral había tenido que recomponer el centro del campo ante las bajas y dibujó un equipo en el que Diakhaby ejerció de tercer central-pivote ayudando a Garay y Gabriel Paulista. Parejo y Soler le daban salida al equipo y durante los compases iniciales el técnico valencianista le ganaba a su homólogo en el Arsenal. Los 'Gunners' sufrían lastrados por Mustafi y Maitland-Niles y el Valencia se aprovechó para llevar la iniciativa y plantarse en el arco del veterano Petr Cech con facilidad. Parejo era el rey en el balón parado y de sus botas surgieron las más claras para los valencianistas. Los 'Gunners' impusieron su versión europea, la que eliminó al Nápoles, y se sintieron poderosos al calor de los 58.000 espectadores que ocupaban el Emirates. Encerraron al Valencia y pudieron quedarse con la eliminatoria sentenciada mucho antes si Lacazette no hubiera fallado el 'hat trick' delante de Neto. Con el Valencia suplicando por el final, el vuelque del Arsenal tuvo efecto y un centro de Kolasinac, tras varios rebotes, terminó con Aubmeyang empalmando el tercero en el segundo palo. El 3-1 deja muy tocado al Valencia, que necesitará de su mejor versión para darle la vuelta al marcador el próximo jueves en Mestalla. Valencia: Neto; Piccini, Garay, Gabriel, Gayà; Wass, Coquelin, Parejo, Guedes; Moreno y Gameiro. DT: Marcelino García Toral. Arsenal: Cech; Sokratis, Mustafi, Koscielny, Monreal, Maitland-Niles, Torreira,Xhaka, Kolasinac; Özil; Lacazette y Aubameyang. DT: Unai Emery. Árbitro: Danny Makkelie (Holanda). Estadio: Mestalla. Arsenal es finalista de la Europa League. El elenco inglés superó 4-2 al Valencia en Mestalla y cerró la llave de 'semis' con un 7-3 global. El espíritu de remontada le duró al Valencia 17 minutos. El gol del gabonés Pierre-Emerick Aubameyang frenó en seco el espectacular arranque del equipo español, que se había puesto por delante con un temprano gol del francés Kevin Gameiro y generaba ocasiones para marcar un segundo tanto que le llevara a la final, tras el 3-1 en contra de la ida. El Arsenal, que mató a la contra al Valencia, no realizó un gran juego pero cuenta con una pareja ofensiva demoledora con Lacazzete y Aubameyang, quienes se bastaron solos para eliminar al Valencia con tres y cuatro goles, respectivamente, en el global de la eliminatoria (7-3). En los instantes finales del partido, una nueva contra del Arsenal permitió a Aubameyang firmar el triplete y dejar el marcador en un contundente 2-4. Marcelino: "No estuvimos al nivel defensivo de otros partidos". El entrenador del Valencia compareció ante los micrófonos de Movistar Liga de Campeones: "Los jugadores se han dejado la piel, estaban llorando en el vestuario".
  12. Frankfurt: Trapp, Abraham, Hinteregger, Falette, Da Costa, Rode, Hasebe, Fernandes, Kostic, Gacinovic, Jovic. Chelsea: Kepa, Azpilicueta, Christensen, David Luiz, Emerson, Jorginho, Kante, Loftus-Cheek, Willian, Giroud, Pedro. Chelsea cosechó un resultado teóricamente esperanzador, al empatar 1-1 en su visita al Eintracht Frankfurt, este jueves en la ida de las semifinales de la Europa League, con lo cual se jugará el pase en la vuelta en su estadio. El serbio Luka Jovic había adelantado a los germanos en el minuto 23, pero el español Pedro Rodríguez igualó el choque antes del descanso (45) y el marcador ya no se volvió a mover. Pedro ya había sido protagonista en el anterior partido del Chelsea en esta competición, el de la vuelta de los cuartos de final ante el Slavia de Praga en Stamford Bridge. Entonces los 'Blues' se impusieron 4-3 y sellaron su billete a 'semis', impulsados por el jugador canario, que esa noche firmó un doblete y dio una asistencia. En el caso de Jovic, el gol le permite sumar ya nueve en esta Europa League y colocarse segundo en la tabla de máximos anotadores de la competición, sólo superado por las 10 que ha sumado el francés Olivier Giroud (Chelsea), que esta vez se quedó sin marcar. Chelsea, que ganó la Europa League en 2013, tiene este torneo como la última oportunidad para levantar un trofeo esta temporada y como una posible puerta de acceso a la próxima Champions League, ya que el campeón recibe un billete para el gran torneo continental de la próxima temporada. En la Premier League, los 'Blues' son cuartos y están dentro de la zona Champions, pero tienen a apenas dos puntos al Arsenal, quinto clasificado. Chelsea: Kepa Arrizabalaga; Cesar Azpilicueta, David Luiz, Andreas Christensen, Emerson; N'Golo Kanté, Jorginho, Ruben Loftus-Cheek; Pedro Rodríguez, Olivier Giroud y Eden Hazard. Eintracht Frankfurt: Kevin Trapp; Daid Abraham; Martin Hinteregger, Simon Falette; Makoto Hasebe; Danny da Costa, Gelson Fernandes; Sebastian Rode, Filip Kostic; Ante Rebic, Luka Jovic Chelsea selló su pasaje a la final de la Europa League tras imponerse en la tanda de penales (4-3 tras empate 1-1) al Eintracht de Fráncfort, este jueves en la vuelta de semifinales en Londres, con lo cual se medirá al Arsenal en el pulso por el título, el miércoles 29 de mayo en Bakú. El arquero español Kepa Arrizabalaga fue el héroe de la clasificación del Chelsea, deteniendo dos penales en la tanda decisiva, los lanzados de Martin Hinteregger y Gonçalo Paciencia, antes de que Eden Hazard rubricara el último de los 'Blues' y con él cumpliera la misión para los suyos. El Chelsea buscará su segundo título en la Europa League, seis años después del que conquistó en 2013. El equipo londinense aspirará a un sexto título europeo, ya que además conquistó la Liga de Campeones en 2012, la Supercopa de Europa en 1998 y la desaparecida Recopa en 1971 y 1998. Con una plaza en la próxima Liga de Campeones ya asegurada en la Premier League desde el pasado fin de semana, el Chelsea buscará en la final de la Europa League acabar su temporada con un título, después de caer ante el Manchester City tanto en la Community Shield (Supercopa inglesa) como en la final de la Copa de la Liga. El Eintracht de Fráncfort, cuarto en la Bundesliga y por ello en el último puesto dentro de la 'zona Champions', tendrá ahora que defender su puesto en las dos últimas jornadas de la Bundesliga, con el acoso de Bayer Leverkusen, Borussia Mönchengladbach, Wolfsburgo y Hoffenheim, que también persiguen esa cuarta posición. "Con el Chelsea-Arsenal de la final de la Europa League, Inglaterra sella un pleno histórico en las finales europeas, ya que Liverpool y Tottenham se clasificaron también esta semana para la final de la Liga de Campeones."
  13. Ajax: Onana; Mazraoui, De Ligt, Blind, Tagliafico; De Jong, Schöne, Van de Beek; Ziyech, Tadic y Neres. DT: Erik Ten Hag Tottenham: Lloris; Trippier, Alderweireld, Vertonghen, Rose; Wanyama, Sissoko, Eriksen; Dele Alli, Lucas Moura y Son. DT: Mauricio Pochettino Árbitro: Felix Brych (ALE) Estadio: Johan Cruyff Arena. Ajax ya estaba listo para celebrar su pase a la final de la Champions, pero cuando casi se cumplían los 5 minutos del tiempo de reposición el Tottenham dio un batacazo que dejó frío al estadio Johan Cruyff Arena de Ámsterdam. Tottenham no se quiso quedar atrás en lo que a remontadas se trata, pues este miércoles jugó los últimos 45 minutos con la obligación de anotar tres goles en Amsterdam y lo logró de la mano de Lucas Moura, quien con un triplete dejó al Ajax sin final de Champions League. Mauricio Pochettino quien cargó con la responsabilidad de convencer a su equipo de ir por el pase a la final del torneo durante el descanso. El argentino vio como poco a poco se iba concretando su objetivo pero todo estalló sobre el final del encuentro. Tras el pitazo final, todos los jugadores de los 'Spurs' coparon el campo de juego y las cámaras no solo apuntaron a la estrella brasileña; sino también a Pochettino, el héroe intelectual de la hazaña. El estratega argentino estrechó la mano con el técnico del conjunto rival y de inmediato, corrió al campo de juego para unirse en un efusivo abrazo e intercambio de palabras con Hugo Lloris (capitán de sus dirigidos) en dónde ambos rompieron en llanto. Tottenham y Liverpool protagonizarán una final con sabor a Premier League, que si bien es cierto se enfrentaron en varios oportunidades por el torneo inglés, la definición se desarrollará en el Wanda Metropolitano de la ciudad de Madrid, por lo que ninguno estará en su zona de confort. Pochettino deberá cumplir una promesa en tal caso y sorprendió a todos con dicha afirmación. "Sería fantástico ganar la Champions. Cerrar un capítulo de cinco años e irme a casa. Y no, no es una broma (...) Ganarla con Tottenham, en estas circunstancias, esta temporada en particular...", así fue como el técnico argentino dejó a todo atónitos en la conferencia de prensa previa al duelo ante los holandeses. Ahora, está a un solo partido de que esto se cumpla. Tottenham y Liverpool serán los grandes protagonistas de una de las finales más impensadas en la historia de la Champions League, sobre todo por cómo se dieron las semifinales. Pochettino va por la gloria y por un adiós con todos los laureles en los Spurs. ¿Lo conseguirá? Entró en el minuto 90, con el encuentro igualado 2-2, por Donny van de Beek, una de las piezas clave del Ajax en ofensiva. Con su ingreso, el entrenador Erik Ten Hag buscó cerrar el partido, asegurarse el pasaje a la final de la Champions League ante el último embate del Tottenham. Pero en el quinto minuto de descuento, los Spurs de Mauricio Pochettino consiguieron el milagro gracias al gol de Lucas Moura. Y Lisandro Magallán fue partícipe necesario… El ex Boca había mostrado firmeza en su primera intervención, ganándole la posición con fuerza al coreano Son Heung-Min. Sin embargo, el minuto 95 fue fatídico para el conjunto holandés (que venía de eliminar al Real Madrid y a la Juventus) y también para el zaguero. El delantero Fernando Llorente encaró hacia el área y, cuando Magallán se dispuso a atorarlo, se resbaló. Esa desgracia le dio un segundo extra al español para pensar. Y lo utilizó para darle un pase en cortada a Moura, quien no perdonó. El gesto de frustración de Magallán, de 25 años, resultó conmovedor. Con dos de sus compañeros derrumbados sobre el césped, pasó por el lugar del resbalón, en la puerta del área grande, y lo tocó, buscando alguna imperfección, la causa de la falla que provocó que su equipo, que fue uno de los que mejor fútbol mostró a lo largo de la competencia, se quedara sin la posibilidad de pelear por la corona de Europa. A fines de 2018, Boca le vendió al zaguero surgido de Gimnasia La Plata al Ajax en 9 millones de euros. En este primer semestre en Holanda, alternó, buscando terminar de adaptarse al fútbol europeo. En el partido de ida, disputado en Londres, también había ingresado en los últimos minutos y su aporte había servido para que los conducidos por Ten Hag conservaran el 1-0, un gran resultado de cara a la revancha. Pero el Tottenham fue un canto a la fe. Y usufructuaron el resbalón de Magallán. Enseguida, Magallán quedó en el ojo de la tormenta en las redes sociales: muchos usuarios recordaron su participación con el "Xeneize" en la Superfinal de la Copa Libertadores 2018 que ganó River en Madrid. Y surgieron las burlas y los memes. ( Para todo aquel fanático de los memes, dejando de lado la pasión futbolera, pueden encontrarlos Acá ) Si algo quedó claro ( aunque la mayoría ya lo sepa ) es que no hay que dar por muerto a nadie antes de que los acontecimientos terminen...
  14. Feliz Cumpleaños fuera de término entonces!! Espero lo hayas pasado de 10 ( Perdonalo, es casper que querias... )
  15. El Liverpool fue protagonista de una hazaña este martes en Anfield en donde humilló 4-0 al Barcelona, tras haber caído en la semifinal de ida por 3-0 en el Camp Nou, y dejó en claro por qué es candidato a ganar la UEFA Champions League. Los dirigidos por Jürgen Klopp, quien había anticipado que esto podía suceder, no contaron con dos de sus principales figuras, Mohamed Salah y Roberto Firmino, ausentes por lesión, pero sin embargo pudieron ante uno de los mejores equipos del planeta. Más sangrante es la remontada de Anfield, lo de Roma es casi una broma en comparación, ya que fue ante un equipo con bajas importantes y siendo la primera en toda la competición. Pero el Liverpool fue mejor en Barcelona pese al resultado y ayer lo volvió a ser. No se explica algo así en un equipo que descansó en la jornada anterior y que se medía a uno que jugó con todos un partido muy intenso en Newcastle. El Liverpool es un digno finalista y Valverde tiene complicado seguir al frente del Barça aunque consiga un nuevo doblete. Desde que el Bayern ganase la final alemana al Dortmund en 2013, España había sido la dominadora con los siguientes cinco títulos: cuatro del Real Madrid (2014, 2016, 2017 y 2018) y una del FC Barcelona (2015), con el añadido de dos finales plenamente españolas entre Real Madrid y Atlético en 2014 y 2016. Ahora, Inglaterra, que no gana la Champions desde 2012 (Chelsea) con Liverpool o Tottenham o los Países Bajos, que deben remontarse a 1995 para su último título, con el Ajax, tomarán el relevo. La sorprendente remontada sufrida en Anfield por el conjunto azulgrana impidió que un equipo de LaLiga Santander esté presente en la final de la 'Champions' de este año del Wanda Metropolitano de Madrid. Los de Ernesto Valverde fueron los que más lejos llegaron de los 4 representantes españoles ya que el Real Madrid y el Atlético cayeron en octavos y en Valencia no pasó la fase de grupos, pero no pudieron repetir final como hace cuatro años. De vacaciones en Roma a concierto en Liverpool. Y no de los Beatles precisamente. Dos de las noches más negras del barcelonismo en apenas un año y con Valverde en el banquillo como centro de las críticas. Dos remontadas que parecían imposibles y menos ante un equipo como el Barcelona se hicieron realidad gracias a la fe de dos equipos que aprovecharon la relajación azulgrana a la hora de empezar los partidos. El cuadro azulgrana no hizo valer ni un 4-1 ante la Roma ni un 3-0 ante el Liverpool. Bartomeu, en declaraciones a Movistar Plus, empezó su discurso disculpándose con los aficionados Sensaciones: Me sabe muy mal por los aficionados. Lo sentimos mucho por ellos, especialmente los que han venido aquí en Anfield. Ya nos ocurrió en Roma y ahora ha vuelto a pasar aquí. Explicaciones: Prefiero no hacerlo en caliente. Hay tiempo para reflexionar. Es difícil de explicar. Tenemos aún una final de Copa. Lo hablaremos internamente y toca reflexionar. Qué explicación tiene el cuarto gol: No tiene explicación. Despiste, sorpresa... No lo sé. No he hablado con el entrenador ni los jugadores. Derrota con consecuencias: Ahora todos estamos muy calientes. Hay que levantar al equipo porque tenemos una final en unas semanas. A partir de mañana habrá que ver lo que ha ocurrido en Anfield. El delantero del FC Barcelona, Luis Suárez se mostró autocrítico luego de la derrota que sufrió el Barcelona a manos del Liverpool en la Champions League. Dejando en claro qué es lo que se debe hacer luego del partido “es hora de hacer mucha autocrítica, otra vez sucedieron cosas que estando en un club como el Barcelona no nos pueden ocurrir” manifestó el goleador para Fox Sports. Recordando la dura remontada que sufrieron la temporada anterior frente a la Roma, el delantero uruguayo dijo “no podemos cometer el mismo error dos veces”, además, el ex Liverpool manifestó “éramos conscientes de la afición de ellos iba a empujar desde el primer minuto, pero bueno…”. Mientras caían los goles de los ‘Reds’ Suárez manifestó lo que se decía con sus compañeros, “tratábamos de animar al equipo, hacer saber que con un gol nos podíamos clasificar, pero también es virtud del rival y hay que felicitarlos”. Liverpool ganó 4-0 y el cuarto gol fue una jugada de ‘viveza’ por parte de Arnold, el lateral derecho de los ‘Reds’, quien cobró un tiro de esquina rápido y dejó solo a Origi. Luis Suárez expresó su descontento con esa anotación diciendo “el cuarto gol que nos hacen parece de juveniles”. En medio de la sorpresa que causó la histórica eliminación, Lionel Messi y Dembélé fueron dos de los temas más comentados en las redes sociales por el increíble gol que erró el delantero frencés en la última jugada del duelo de ida y por la frase premonitoria de "La Pulga" tras el encuentro. Los gestos de lamentos fueron automáticos. Messi no lo podía creer y el francés fue a animarlo para sacarlo del trance. Minutos después, desde el mismo campo de juego del Camp Nou, "La Pulga" lo volvió a lamentar y dejó una frase premonitoria que anticipó la debacle de Anfield. "La verdad que fue clarísima la última. Hubiese sido mejor un 4-0 que un 3-0, aunque es un resultado muy bueno. Sabemos que no está definido porque vamos a una cancha muy difícil, con mucha historia, que aprieta mucho, pero la verdad es que estamos contentos por el partidazo que hicimos hoy", expresó Messi en el partido de ida. Esta vez, el capitán del Barça, figura en el 3-0 de la ida con dos goles y un show de talento, no pudo salvar a su equipo en Anfield. Desde sus pies, el conjunto blaugrana generó ocho situaciones de gol, pero no logró vulnerar al arquero Alisson y a la falta de puntería. Y en una ráfaga durante la segunda parte, el elenco inglés terminó arrollando al gran candidato.