DarkRaven

Moderador TTT
  • Cuenta de contenidos

    1.289
  • Se unió

  • Última visita

  • Días como mejor autor

    22

Canción de perfil

DarkRaven en el 9 de Noviembre publicó el contenido mejor reaccionado

DarkRaven ha publicado el contenido mejor reaccionado

Acerca de DarkRaven

  • Rango
    Yisus de XA
  • Edad 22/01/2000

Información Personal

  • Steam
    Dark22Raven
  • Situación sentimental
    Filosofando solo. . .
  • Género
    Hombre

Visitantes recientes al perfil

3.847 visitas al perfil
  1. No hubiese sido merecido que la Argentina cerrase el año competitivo con una derrota. Eso sí, para evitarla, debió trajinar y sufrir mucho. Y esperar hasta el primero de los cinco minutos de descuento, cuando Messi convirtió el penal del 2-2 contra este granítico y oportunista Uruguay. No le encontraba la vuelta a un rival tan compenetrado para resistir como selectivo y quirúrgico para atacar. Dos desventajas debió remontar el seleccionado. Como lo viene mostrando últimamente, sacrificio y perseverancia no le faltaron. Esta Argentina de Scaloni viene demostrando que no tira la toalla fácilmente. No hay amistoso en el clásico sudamericano más antiguo, solo superado mundialmente en longevidad por Inglaterra-Escocia. Dirigido desde hace 13 años por el Maestro Tabárez, Uruguay tiene las ideas claras, una manera de afrontar los partidos que nunca baja del umbral del orden, la responsabilidad y el compromiso colectivo. Un capital que despierta la admiración de Scaloni por su veterano colega. La Argentina se encontró con un rival huesudo, que le cedió la iniciativa, pero le negó los espacios a medida que se acercaba al área del arquero Campaña. Al equipo de Scaloni se le dificultó mucho la construcción del juego, se sintió incómodo viendo que hasta Cavani y Suárez pasaban la línea central para empezar a entorpecer las líneas de pase. Uruguay ejecutó con eficacia su plan en el primer tiempo. Cortó el circuito adversario y convirtió con el único remate al arco. Con tanta posesión, la Argentina aflojó la presión y la marca en la jugada que Uruguay metió dos cambios de frente sin oposición, con la combinación final entre Torreria, Suárez y Cavani para la definición en la boca del arco del goleador histórico de Paris Saint Germain. En el gol charrúa, la Argentina se repitió en uno de sus puntos flojos de los últimos tiempos: el lateral derecho. A Saravia le ganaron fácilmente la espalda; el exRacing jugó por Foyth, que también suele poner en peligro ese sector cuando se excede en el manejo de la pelota. Sin dudas, es una función a la que Scaloni todavía no le encontró un intérprete confiable y seguro. Volvió el tridente (Messi-Dybala-Agüero) del partido por el tercer puesto en la Copa América, que no tuvo demasiado recorrido aquella vez por la temprana expulsión de Messi. La parte más sacrificada le correspondió al Kun, recostado sobre la izquierda y con tendencia a enganchar hacia adentro. La circulación argentina se hizo muy espesa, imprecisa a veces, apurada en otras. Lo concreto es que le costó mucho crear situaciones de gol. Messi buscó espacios y socios, pero recurrentemente se topaba con piernas uruguayas. A Dybala también le costaba conectar con el resto y Acuña, por la izquierda, era el factor de desequilibrio más concreto. Uruguay había tenido que reacomodar la defensa con la salida por lesión de Coates (Cáceres pasó a la zaga) y el ingresó de Giovanni González al lateral. Aun sin muchas luces, la Argentina nunca le sacó el cuerpo al partido. Tuvo insistencia y fue porfiada. Obligó a Uruguay a defenderse no siempre de manera prolija. Lo que no conseguía por juego asociado llegó por la estrategia: Messi ejecutó un tiro libre desde la izquierda y Agüero le ganó la posición a Viña y cruzó el cabezazo del empate. Uruguay volvió a ponerse en ventaja con una de sus señas de identidad: Suárez es un especialista en arreglarse solo, en sacar petróleo de las piedras. Primero, forzó una falta de Pezzella al borde del área cuando le llegaba un pelotazo; luego, ejecutó la falta y tuvo la complicidad de la floja respuesta de Andrada, con un manotazo muy impreciso para desviar un tiro al que llegaba con tiempo. La Argentina volvía a remar de atrás, mientras Uruguay reforzaba la contención con el ingreso de Laxalt por Cavani. Scaloni liberó más a Tagliafico por la izquierda con la entrada de Nicolás Domínguez por Acuña. El empate estuvo en los pies y la cabeza de Agüero (el remate se le fue alto) y de Dybala (salió junto a un poste). Entró Lautaro Martínez, que con un movimiento generó la mano del penal de Cáceres. Messi, con un suave toque de zurda, puso las cosas en su lugar, más acordes con la realidad, la de esta Argentina con voluntad de hierro.
  2. Hacia rato que no los veía por ningun lado, han pasado 84 años dirian en titanic.. (? @Gomitas Mogul @"CarlitosCCP" Espero disfruten su día, que lo pasen de 10 con seres queridos y no le metan de lleno al alcohol. Y recuerden... no se olviden de morderla! ;) jajaja
  3. Página anterior Siguiente página Max Verstappen salía desde la Pole Position en el GP de Brasil. Era la segunda que conseguía en su trayectoria deportiva, aunque él decía que en realidad tenía tres, porque contaba la que le arrebataron en México por sanción. En Interlagos, el joven de Red Bull partía por delante del Ferrari de Sebastian Vettel y del Mercedes de Lewis Hamilton, que se quedaron a una y dos décimas respectivamente. Charles Leclerc era decimocuarto, sancionado por cambio de motor. Mucho se especulaba sobre qué le pasaba a Ferrari. Por segundo fin de semana consecutivo, los coches de la Scuderia no partían desde la primera posición. Los italianos insistían en que las últimas directrices de la FIA no habían afectado al rendimiento de su motor, aunque alguno de sus rivales sí creía que habían dado un paso atrás. En Mercedes lo pasaban mal por la altura, que afectaba más de lo previsto a su unidad de potencia. También se perfilaba un domingo difícil para Carlos Sainz. El madrileño aspiraba a liderar la zona media, pero todo cambió el sábado cuando tuvo un problema de motor en la Q1. Sufrió una pérdida de potencia y no pudo marcar ningún tiempo en la Q1. Resultado, una sentencia a la última posición de la parrilla, que aprovechó para montar una unidad de potencia completamente nueva con la que remontar en busca de los puntos. En clave mercado de pilotos, el equipo Red Bull confirmó la renovación de Alexander Albon para 2020. Con la continuidad también anunciada de Antonio Giovinazzi en Alfa Romeo, el alemán Nico Hülkenberg se quedaba definitivamente sin un coche para la siguiente temporada. Toro Rosso mantuvo su fe en Daniil Kvyat y Pierre Gasly ante la sequía de alternativas en la academia de los austríacos. Sólo quedaba libre un coche en Williams, que todo indicaba sería para Nicholas Latifi. Interlagos era la penúltima cita del calendario, pero a efectos prácticos era el gran fin de fiesta del año. Con los títulos de Pilotos y Constructores resueltos en México y Estados Unidos respectivamente, toda la atención se trasladaba a la pelea por la séptima posición del Mundial de Pilotos, la primera de la zona media. Carlos Sainz la defendía con tres puntos sobre Pierre Gasly. Los favoritos se limitarían a pelear por la victoria en uno de los circuitos más carismáticos de la categoría reina. Los neumáticos disponibles para el fin de semana eran el C1, el C2 y el C3, identificados como el compuesto duro, el medio y el blando respectivamente. Todos los pilotos que llegaron a la Q3 lo hicieron con la opción blanda. Ricciardo, Hülkenberg, Leclerc, Kvyat, Russell y Kubica calzaron medios. Sainz puso la opción de color rojo. Max Versappen salió a la perfección. El holandés inmediatamente se cruzó al interior para defender la primera posición al llegar a la primera frenada, sin que nadie le hiciera sombra. Por detrás, Lewis Hamilton le hizo un exterior a Sebastian Vettel para arrebatarle la segunda posición en las Eses de Senna. El alemán frenó demasiado pronto. Charles Leclerc pasó a tres coches para ponerse undécimo y Carlos Sainz dio cuenta de los dos Williams para ponerse decimoctavo. En la segunda vuelta también superó a Daniil Kvyat, con lo que ya era decimoséptimo. El madrileño atacaba con blandos a los coches que iban con medios y que acusaban la diferencia de rendimiento entre ambos compuestos. Verstappen ponía pies en polvorosa. Medio segundo más rápido que sus perseguidores, abría un hueco de dos segundos al llegar a la tercera vuelta. Por detrás Leclerc ya era décimo tras adelantar a Giovinazzi y Sainz también pasaba a Hülkenberg para ponerse decimosexto. En la vuelta 4, Leclerc adelantó a Magnussen para ser noveno. Sainz dejó atrás a Pérez para ser decimoquinto. El madrileño, muy agresivo, se creó su propio hueco con una maniobra muy agresiva por el interior de la primera curva. En la vuelta 8, Ricciardo se tocó con Magnussen. El Renault se tiró por el interior en la curva 3. Los dos coches se tocaron. Pudieron seguir, aunque el RS19 con un alerón roto y el VF19 con una visita a la escapatoria. Daniel recibió una sanción de cinco segundos. Ese pequeño caos ayudó a Sainz, que ganó dos puestos: de decimoquinto a decimotercero. Leclerc culminó su remontada en la vuelta 10, cuando pasó al Toro Rosso de Gasly para dejar atrás al líder de la zona media. El monegasco, sexto, se hallaba a 15 segundos del líder y tenía por delante al Red Bull de Albon, que le sacaba poco más de tres segundos. Verstappen y Hamilton iban igualados a la décima. La distancia entre los dos líderes permanecía estable en 2,5 segundos. Vettel se encontraba a unos cinco segundos de la cabeza, unas décimas más lento en el vuelta a vuelta. Bottas era cuarto a cuatro segundos del Ferrari. Se acercaba la ventana de paradas en boxes. Red Bull le preguntaba a Verstappen por el estado de los neumáticos, a lo que el líder decía que todo iba bien, aunque sentía vibraciones en el delantero izquierdo. A Vettel le decían que iban al Plan A ‘más dos’. Y Carlos Sainz llegaba con los deberes hechos, a tan sólo dos coches y cinco segundos de los puntos y sabedor de que el Top 10 pasaban por una estrategia perfecta. Verstappen llegó a la vuelta 20 con 1,9 segundos de margen sobre Hamilton, que recortaba distancias. El holandés estaba preocupado, porque la degradación de sus gomas había ido a peor y temía una caída de rendimiento. Vettel estaba tercero a 7,2 segundos de la cabeza. Carlos pasó a Stroll para ser duodécimo. Hamilton abrió fuego. El británico entró en la vuelta 20 y calzó otro juego de blandos, lo que le comprometía a una carrera a dos paradas. Verstappen entró en el siguiente giro, pero perdió posición y el liderato. El Red Bull también montó blandos y perdió unas décimas en boxes con un Williams. Hamilton y Verstappen volaban. Pasaron a Leclerc –gomas viejas– en la vuelta 22. El Red Bull cogió el DRS del Mercedes en la última curva y recuperó el liderato con una apurada de frenada por el interior, a pesar de que el inglés hizo un amago de cerrar su trayectoria. Lewis recuperó el primer puesto unos minutos después, esta vez con una pasada con DRS por el exterior de la primera curva. Pero un problema puntual en su batería derivó en un bajón de rendimiento que Max aprovechó para retomar el timón. Vettel hizo su pit-stop en la vuelta 25. Salió tercero virtual a 14 segundos del líder, pero con neumáticos medios y la posibilidad de terminar la carrera sin ninguna visita más al Pit-Lane. Bottas le siguió en la 26, pero él se decantó por el duro. Estaba a siete segundos del Ferrari. Sainz fue el último piloto de la zona media en parar en boxes. Entró en la 29 y puso el neumático medio. Su pit-stop fue algo lento, de ahí que perdiera posición con Kvyat y que regresara decimoquinto. Las dudas de Hamilton eran múltiples y variadas. El inglés preguntaba por radio si tenía algún problema de motor y decía que era difícil seguir el ritmo de Verstappen. Creía que se habían equivocado, que lo mejor hubiera sido poner el neumático medio. Lo cierto es que el hexacampeón estaba en apuros. Su ritmo era peor que el del líder, que poco a poco abría hueco. Al llegar a la vuelta 35 ya les separaban 3,5 segundos. Quien esperaba pescar en río revuelto era Vettel, que sabía que tanto Max como Lewis tenían otra parada. Superada la tensión inicial, los tres pilotos del podio estabilizaron su ritmo en la misma décima. Toda la atención se trasladaba a la preparación de la segunda parada. En Ferrari también había dudas, porque temían que el medio de Vettel no llegase al final. Bottas cambió a una estrategia de dos paradas. Entró en la 41 y puso medios para exprimir sus opciones. Regresó sexto por detrás de Vettel, Albon y Leclerc, que intentaban un solo pit-stop. Hamilton echó el resto para reducir la brecha. Quería el undercut, pero estaba a tres segundos. Dejó la diferencia en 2,7 y entró en la vuelta 43. Verstappen se defendió con un pit-stop en la 44, que le permitió salir 1,4 segundos por delante del Mercedes. Vettel heredó el primer puesto, pero estaba en apuros. Tenía seis segundos sobre los dos obuses y estos se acercaban a razón de un segundo por giro, de modo que era cuestión de tiempo que le dieran caza. Por detrás, Bottas sufría horrores con Leclerc. El Mercedes tenía neumáticos nuevos, pero el finlandés no conseguía el adelantamiento. Vettel cambió a dos paradas. Entró en la vuelta 49 y puso blandos. Regresó cuarto; tercero después de que Albon parara el siguiente giro. El alemán estaba a más de 20 segundos de Max y Lewis, que estaban en su propia liga. Lejos de las cámaras, Carlos Sainz adelantó en pista a su compañero Lando Norris para ponerse noveno virtual gracias a los pit-stops del resto de pilotos. Bottas abandonó. Su motor emanó humo en la vuelta 52. El finlandés levantó el pie y siguió en la 53 hasta la curva cuatro, donde aparcó cerca de una entrada de los comisarios para que pudieran retirar su coche. Dirección de Carrera decretó un coche de seguridad por la intervención de una grúa. Verstappen entró en boxes para poner blandos. Hamilton se quedó fuera y pasó a ser líder. Vettel no, Leclerc sí. McLaren hizo entrar a Norris. Sainz se mantuvo fuera, de modo que mantenía la octava posición. Así las cosas, Hamilton era líder con unos neumáticos medios que ya tenían 15 vueltas. Justo detrás tenía a Verstappen con blandos nuevos. Vettel y Albon en blandos usados, Leclerc con nuevos. Y Sainz, octavo, determinado a defenderse. El coche de seguridad se retiró al final de la vuelta 59. Verstappen se pegó al rebufo de Hamilton y le hizo un exterior en la primera curva, retomando el liderato de la carrera. Albon le birló a Vettel el tercer puesto. Grosjean cayó y Sainz subió a la séptima posición. El holandés inmediatamente creó un margen de tres segundos, capitalizando sus gomas frescas. Vettel intentó un exterior a Albon en la 64 en las Eses de Senna, pero el tailandés defendió el tercer puesto con éxito. En la vuelta 66, debacle y doble abandono en Ferrari. Primero Leclerc adelantó limpiamente a Vettel en la primera curva. Luego se emparejaron en la segunda zona de DRS. El alemán cerró ligeramente su trayectoria y los dos coches se tocaron, con pinchazo y doble KO. Hamilton aprovechó la crisis de Ferrari para hacer un pit-stop. Verstappen y Albon lideraban, y Gasly se veía en el podio con su Toro Rosso. Lewis le atacaría desde el cuarto puesto. Sainz pasó de séptimo a quinto con la eliminación de los SF90. El Safety-Car se retiró al final de la vuelta 69, de modo que la carrera tuvo dos giros completos en bandera verde. Verstappen y Albon se escaparon. Hamilton pasó a Gasly con un exterior en la primera curva. Sainz se aferró con uñas y dientes a la quinta plaza, conteniendo una ofensiva de Räikkönen en la cuarta curva. Todavía en la penúltima vuelta, Hamilton se tocó con Albon. El tailandés trompeó y cayó al fondo de la clasificación. El inglés perdió inercia, lo que propició que Gasly le arrebatara el segundo puesto con su Toro Rosso. Los comisarios abrieron investigación. Sainz pasó a ser cuarto. Gasly y Hamilton negociaron en paralelo la recta de meta, pero la potencia del motor Honda fue suficiente para dar al francés su primer podio como piloto de Fórmula 1. Verstappen tomó la victoria. Carlos Sainz entró en meta cuarto, pendiente de la resolución a la investigación a Hamilton para saber si conseguía su primer podio en la Fórmula 1. Red Bull firma su tercera victoria de la temporada en el Gran Premio de Brasil. Max Verstappen ha dominado de principio a fin una carrera marcada por los imprevistos de este deporte. Sin embargo, la suerte no ha acompañado a Alex Albon que se ha quedado sin su primer podio en la F1 tras subrir un toque con Lewis Hamilton dos vueltas antes del final. Max Verstappen (1º): "Este momento es increíble. Ganar hoy ha sido un gran esfuerzo. Ha sido una carrera loca con mucha acción y muchas peleas, pero afortunadamente hemos tenido el ritmo para contratacar y superar a Mercedes en cada momento. No ha sido fácil, pero el equipo hizo todas las decisiones correctas especialmente, al final con los neumáticos blandos que nos permitieron conseguir la victoria. Como equipo, siempre intentas hacer todo perfecto. Me he centrado en el equipo y el equipo ha hecho un trabajo perfecto en las paradas y con las estrategias. Claramente, hoy todo ha funcionado perfectamente". "Es una gran victoria, por la forma en la que se ha desarrollado la carrera y por la manera en la que todos hemos trabajado juntos. Hoy y durante todo el fin de semana, el coche y la unidad de potencia de Honda han funcionado realmente bien y hemos dado un paso, así que gracias por todo eso. Por supuesto, es una pena que Alex no haya podido estar en el podio conmigo, ya que habría sido un resultado aún mejor para el equipo. Aún así es genial por Gasly estar aquí, también para Toro Rosso y Honda". Alex Albon (14º): "Estoy frustrado, también enfadado y molesto. Quería ese podio y lo merecíamos por méritos propios. Tras el coche de seguridad nos divertimos un poco y disfruté luchando con Ferrari, ¡el adelantamiento ha sido genial! Obviamente, Lewis tenía buen agarre y resultaba difícil superarle, pero en la peor de las situaciones éramos terceros. La brecha con Lewis era grande y no me preocupaba. Estábamos cerca en una de las curvas y aunque no tenía ninguna intención, por alguna razón llegamos a un punto ciego y nos tocamos. Ya ha pasado. Ahora nos centraremos en los puntos positivos antes de la próxima carrera. Felicitaciones a Max que ha pilotado muy bien y se merece la victoria". Christian Horner, jefe de equipo: "Comenzamos la carrera con el objetivo de ganar. Desde el momento en el que se apagaron las luces, Max se posicionó en la parte delantera tomando el control de la carrera de manera brillante. Comprometió su carrera con dos paradas y luego vio comprometida su ventaja en boxes con la salida insegura del Williams. Max ha controlado la carrera y los mecánicos han hecho un trabajo fantástico en la última parada en boxes. Cuando salió el coche de seguridad, tomamos la horrible decisión de parar, sabiendo que el coche de atrás no lo haría. Nuestro estratega recomendó parar, así que eso hicimos. Alex ha pilotado muy sólido, peleando rueda a rueda con Ferrari y Mercedes. Se las arregló para pasar a Sebastian Vettel en la curva 1 por el exterior y también consiguió adelantar a Hamilton". "Lamentablemente, en la última vuelta, Lewis se fue en una curva y ahí es cuando se produjo el contacto. Ese fue el final para Alex. A pesar de esto, Alex ha conducido muy bien en el Gran Premio de Brasil y se puede ir con la cabeza alta. Finalmente, queremos felicitar a Pierre que ha tenido un fin de semana muy fuerte y es genial verle en el podio por primera vez. En general, ha sido un fin de semana realmente positivo tanto para los equipos de Red Bull como para Honda". Casualidad o no, el día que Toto Wolff no estaba, Mercedes ha cuajado una de sus peores carreras de la temporada. Valtteri Bottas ha abandonado la carrera por avería mecánica y Lewis Hamilton ha finalizado séptimo tras recibir una penalización de cinco segundos por un incidente con Alexander Albon. Pese a la decepción, la marca de la estrella quiere cerrar la temporada en Abu Dabi con buenas sensaciones. Lewis Hamilton (7º): "Ha sido una gran carrera, la he disfrutado muchísimo y espero que la gente la haya disfrutado, aunque el resultado es desconcertante. Nunca quiero chocar con nadie, ha sido realmente mala suerte con Alex. Naturalmente, me lo llevo por delante, ha sido mi culpa, venía por detrás. Estaba haciendo un gran trabajo, así que disculpas". "Lo he dado absolutamente todo y más hoy, estaba presionando mucho en cada vuelta. Realmente no teníamos mucho ritmo hoy, creo que hemos ido más rápido de lo que deberíamos haber ido. Felicitaciones a Red Bull, hicieron el mejor trabajo hoy y merecieron la victoria. Hoy han sido extremadamente rápidos, yo era básicamente una presa fácil en las rectas. Queda una carrera más en esta temporada, por lo que empujaremos para lograr un mejor resultado en Abu Dabi". Rechazó la oportunidad de defenderse ante la FIA de una posible sanción por chocar con Alex Albon. El británico aceptó la culpa y decidió asumir las consecuencias sin reclamar ante la Federación. Hamilton choco con Albon al final de carrera de Brasil, le hizo trompear y arruinó su domingo mientras ambos luchaban por la segunda plaza. Aunque los comisarios le dieron a Hamilton la oportunidad de experesar su punto de vista, el piloto de Mercedes no quiso defenderse ante la Federación y aseguró que acataría cualquier sanción tras reconocer su culpa en el accidente con Alex Albon. Así, la FIA le impuso cinco segundos antes de la audiencia que estaba programada para escuchar las dos versiones de ambos pilotos. El director deportivo de Mercedes, Ron Meadows, comunicó a la FIA que su piloto había admitido su culpa en el incidente y eso hizo a los comisarios castigarle con cinco segundos de sanción, según ha explicado el director de carrera, Michael Masi. "Iban a hacer una investigación posterior a la carrera, así que convocaron a ambos pilotos, pero el piloto de Mercedes admitió la culpa. Vinieron y dijeron 'no necesitas convocarnos. Lewis lo ha admitido'. Fue lo que dijo Ron Meadows y así fue", ha revelado Masi en declaraciones para la revista británica Autosport. "Hubo investigación, pero si investigas y llega un equipo y dice 'cometimos un error', ¡se vuelve muy simple para la otra parte!", ha añadido Masi para terminar. "Ha sido bastante desafortunado, no pretendía chocar Albon, creía que había hueco. Ha sido un incidente de carrera, pero yo iba detrás, así que asumiré la culpa. Ya me he ido a disculpar con él", comentó Hamilton tras la carrera. Valtteri Bottas (RET): "Ha sido una carrera difícil en general, incluso antes de que tuviera que abandonar. El ritmo no estaba ahí hoy, así que tendremos que investigar esto. Tenía el objetivo de hacer una parada e ir hasta el final con los neumáticos duros, pero he tenido que volver a parar porque nos preocupaba que no durasen hasta el final". "Obviamente, no es ideal cambiar estrategias, pero al final no importa, ya que no ha terminado la carrera. Todavía no conozco los detalles, de repente perdí potencia, así que lo analizaremos y veremos qué lo causó. Es muy decepcionante, especialmente porque después sucedieron muchas cosas, por lo que hubiera estado bien ser parte de esa acción. Ahora estoy deseando que llegue la carrera en Abu Dabi, queremos volver fuertes y terminar la temporada en lo más alto". James Alisson, director técnico: "Un día muy decepcionante, un día en el que hemos cometido algunos errores. Hemos sufrido una falta de fiabilidad muy poco característica de nuestro coche y convertimos lo que debería haber sido un resultado decente en un abandono para Valtteri y un final decepcionante para Lewis. La respuesta simple es que hoy no éramos tan rápidos como los Red Bull". "Valtteri ha sufrido un problema de consumo de combustible al principio de la carrera y lo estábamos monitoreando, pero ha empeorado y ha terminado su carrera prematuramente. En general, ha sido un fin de semana muy decepcionante para nosotros, queremos dejarlo atrás y pasar a Abu Dabi para terminar la temporada con estilo". Ferrari ha cosechado en el GP de Brasil el resultado que ningún jefe de equipo quiere: doble abandono con accidente entre sus pilotos. Tanto Sebastian Vettel como Charles Leclerc han mantenido una dura pugna en la parte final de la carrera que ha derivado en un toque con serios daños en sus monoplazas. Pese a la decepción, el objetivo es finalizar la temporada con una buena actuación en Abu Dabi. Sebastian Vettel (RET): "El resumen del día es que no terminamos una carrera en la que podríamos haber obtenido un buen resultado. Es una pena la colisión entre nosotros, especialmente para el equipo, dado que ambos coches estaban en los puntos. Desde mi punto de vista, la carrera iba bien, incluso aunque Max fuese inalcanzable hoy. Ahora debemos centrarnos en la última carrera de la temporada, donde intentaremos llevar a casa el mejor resultado posible". Charles Leclerc (RET): "Es una verdadera pena terminar el fin de semana así. Lo siento por todo el equipo, especialmente porque hoy éramos rápidos y nos veíamos bien para traer a casa algunos puntos. Realmente ha sido una carrera emocionante para mí, he disfrutado luchando para remontar y estaba satisfecho con la forma en que progresaban las cosas. En cualquier caso, superaremos esto y continuaremos trabajando juntos de la mejor manera. Ahora es momento de centrarnos en Abu Dabi para terminar nuestra temporada de la mejor manera posible". Mattia Binotto, jefe del equipo: "La sensación principal de hoy es que todos, ante todo nuestros conductores, están muy decepcionados y lamentados desde la perspectiva del equipo. Ha sido una pequeña colisión que ha tenido una gran consecuencia. En verdad, este tipo de cosas nunca deberían suceder. Nuestros pilotos eran libres de competir hoy y lo sabían. Ya hemos conseguido el segundo lugar en el campeonato de constructores y estaban luchando por sus propios puestos en la clasificación de pilotos". "Por supuesto, ahora tenemos que sentarnos y decidir juntos dónde están los límites para asegurarnos de que todos presionamos por el beneficio del equipo y asegurarnos de que estas cosas ya no sucedan. Nuestra carrera de hoy no ha sido mala, similar a México en términos de rendimiento. Todavía nos falta un poco de ritmo en carrera. Sebastian estaba en un cuarto puesto cómodo, Charles desde el 14º podría haber estado en el podio. Es una pena que terminásemos tirando tantos puntos". La prensa italiana se echa las manos a la cabeza al presenciar un nuevo toque entre los Ferrari, esta vez letal. Los rotativos del país ven cómo la relación entre el tetracampeón y Charles Leclerc se vuelve a deteriorar ante el ascenso de Honda. La prensa italiana critica que Ferrari haya desaprovechado una nueva oportunidad para terminar en el podio. Los italianos esperaban mucho más del Gran Premio de Brasil y se han vuelto a quedar con la ganas de una victoria roja. A continuación, el crítico análisis de los diarios más importantes de esta nación: Corriere della Sera: "Detrás del choque de los Ferrari, está la molestia de Sebastian Vettel, que desencadena una reacción inmediatamente después de un revés sufrido, el adelantamiento de Leclerc en la 'S' de Senna. La consecuencia: un desvío inútil y fatal, ya que Seb tenía suficiente espacio por delante para intentar una réplica de una naturaleza completamente diferente. El alemán, por alguna razón, se comporta, de repente, como un niño al que se le quita el juguete y reacciona como un niño. Sus gestos en pista son similares a chillidos de enfado". "El marco de la colisión nos habla de una dinámica psicológica y reitera que esto lleva a Sebastian a convertir un pequeño golpe o un daño discreto en una afrenta insoportable, en un abismo aterrador". "Ha sido así durante mucho tiempo y ahora es fácil para todos los aficionados ver que este proceso ha producido ya varias pérdidas. Es muy difícil manejar un fenómeno que a veces es una locura". La Gazzetta dello Sport: "La estupidez. Ambiente tenso. La situación en Ferrari se está complicando. Leclerc y Vettel, una relación que estaba serena en las últimas dos carreras, corre el riesgo de deteriorarse después del contacto en Brasil". Nico Rosberg: Piensa que Vettel se precipitó al cerrarle la puerta a Leclerc antes de tiempo, aunque alega que en esa situación es complicado ver realmente dónde tienes al otro piloto. Recalca, además, que el toque entre ambos fue sutil, aunque produjera el abandono de los dos. "Veo que Leclerc tuvo un poco menos de culpa. Simplemente coloca su coche un poco por delante. Tú crees que te estás moviendo bastante despacio y es importante presionar al otro hacia el interior lo más pronto que puedas y es difícil, entonces, ver al que tienes en el interior porque no ves que el de delante se está moviendo y hay milímetros de espacio", ha afirmado Rosberg en su análisis de la carrera en YouTube. "Para cuando te das cuenta, ya te has tocado con él. Los dos fueron todo lo agresivos que pudieron y fue algo mínimo. Ellos apenas se tocaron y destrozaron ambos coches, aunque fuera un toque pequeño, pero veo un poco menos de culpa en Leclerc porque posiblemente Vettel se movió demasiado pronto", ha añadido. El campeón del mundo con Mercedes en 2016 ha puesto el énfasis en lo que supone tener un incidente de este calibre como piloto de Maranello. No obstante, considera que algo así es bueno para el espectáculo y para los aficionados, aunque no tanto dentro de la propia escudería. "El toque entre Leclerc y Vettel es obviamente muy duro para ellos y para el equipo, una situación horrible, sobre todo cuando estás en Ferrari. Es lo peor que te puede pasar en el mundo. Al mismo tiempo, desafortunadamente, desde fuera nos entretiene ver este tipo de cosas porque le añaden algo de picante e intensidad", ha manifestado. Jacques Villeneuve: Recomienda a Charles Leclerc y Sebastian Vettel no abusar de la libertad que les da Ferrari para luchar en pista. El campeón del mundo de 1997 asegura que los dos se pasaron de la raya en Brasil y les condena a ambos por dejar a la Scuderia sin puntos en Interlagos. Villeneuve ha culpado a los dos pilotos por igual del doble abandono en Brasil. Primero piensa que Leclerc fue demasiado agresivo con su adelantamiento y luego cree que Vettel no tenía la necesidad de cerrarle tanto a su compañero de equipo. "Ellos tienen libertad para luchar entre ellos, pero no deberían abusar de esa libertad que les da Ferrari. Yo creo que los dos pilotos tienen la misma culpa de este accidente. Leclerc fue demasiado agresivo y Vettel, cuando le devolvió el adelantamiento, no le debió cerrar tanto la puerta como lo hizo", ha opinado Villeneuve en declaraciones para Sky Sports Italia. Villeneuve indica que el único objetivo de los dos pilotos de Ferrari en esa lucha era demostrar a los aficionados quién de los dos es mejor. El canadiense también ha calificado la batalla de innecesaria, pues Vettel y Leclerc tan solo aspiraban, como máximo, al tercer escalón del podio. "Los dos pilotos cometieron un terrible error. No era necesario, solamente iban a ser capaces de luchar, como máximo, por el tercer puesto. Creo que intentaron demostrar al mundo quién de los dos es mejor piloto", ha expresado Villeneuve para terminar. McLaren volvió a subir al podio en el Gran Premio de Brasil, cinco años después de la tercera posición que logró Jenson Button en el Gran Premio de Australia 2014. Los de Woking festejaron el resultado de Carlos Sainz y confesaron que esto supone un gran impulso para seguir trabajando. La alegría y la euforía de todo el equipo McLaren en el podio de Interlagos, festejando el tercer puesto de Sainz, supone un éxtasis de alivio tras todo lo que han vivido en los últimos años. El piloto español ha tenido que esperar más de lo que le hubiera gustado para lograr su primer podio en Fórmula 1, pero ha llegado en plena remontada del equipo. De último a tercero, así se puede resumir la carrera de Carlos Sainz, un piloto que ha convertido las pocas esperanzas de terminar en los puntos en un podio, pues Lewis Hamilton, que terminó tercero, ha recibido una sanción de cinco segundos por chocar contra Alex Albon. Sainz ha destacado lo contento que se encontraba tras la carrera, antes de conocer la resolución que le hace obtener su primer podio en Fórmula 1. El español hablaba mientras veía a Max Verstappen, Pierre Gasly a Lewis Hamilton en la ceremonia del podio y reconocía que le gustaría subirse al tercer escalón, sobre todo tras una jornada tan brillante, en la que todo ha salido a la perfección. "Todavía no ha llegado. Si llega a pasar, me gustaría subirme", ha reconocido Sainz. Carlos fue el único piloto que fue a una parada. La estrategia y los grandes momentos en los que arriesgó y defendió Sainz durante la carrera le sirven para firmar este podio que, aunque dictado en los desapachos, nunca olvidará. "Lo de hoy, sea podio o no podio... estoy viendo que he sido el único coche que ha hecho una parada, me sorprende, pero quiere decir que lo hemos hecho todo perfecto, al ataque las primeras diez vueltas he pasado a cinco o seis coches en la Curva 1 y en la 4, arriesgando más que nunca, y luego, intentando ir a una parada", ha relatado. "Hemos decidido ir a una parada porque creía que era la mejor decisión para estar fuera del tráfico, sobre todo porque todo el mundo ha empezado a ir a dos, así que yo, saliendo desde atrás, me dije 'voy a hacer lo contrario a todo el mundo' y funcionó", ha compartido. "En las dos resalidas del coche de seguridad con neumático usado, con neumático medio, me costaba mucho calentar el neumático y, no obstante, tenía que defenderme como podía y lo he conseguido, pero bueno ha sido difícil", ha reconocido Carlos. Sobre todo, queda para la historia el impresionante adelantamiento que ha hecho Sainz a Pérez por el interior en la Curva 1. "¿Se ha visto? Casi le doy por detrás en la uno, creía que me lo llevaba puesto conmigo, pero al final he reaccionado bien y le he pasado", ha contado. "La verdad es que hoy me ha salido todo, es de esos días que te sale todo a la perfección... el movimiento de defensa a Räikkönen con el neumático nuevo, que le conseguí sacar un poco de posición y aguantar... ha salido todo", ha relatado. Sainz ha reconocido que ni de lejos se esperaba un resultado así, máximo un noveno o un décimo, así que una sorpresa así de inesperada sabe el doble de bien. "Me imaginaba décimo o noveno haciendo una carrera perfecta, pero hoy la verdad es que el coche ha ido mucho mejor que el viernes y me ha salido absolutamente todo", ha expresado Sainz para terminar. A comienzos de año, en el Gran Premio de Baréin, los dos pilotos de McLaren consiguieron entrar en la Q3 por primera vez desde Singapur 2017, el primer indicio de progreso del equipo, que ha experimentado un importante empuje este año. Por fin consistencia, fiabilidad y mejora en las operaciones y procedimientos de la escudería. El progreso del coche y del equipo ha sido significativo esta temporada. Prueba de ello es que, a falta de una carrera, McLaren suma 140 puntos en el Campeonato; más de los que lograron de forma conjunta en las temporadas 2015, 2016 y 2017. Además, también han superado con creces la puntuación de 2018, ya que han duplicado los 62 puntos que consiguieron el año pasado. Zak Brown, que no viajó a Brasil, felicitó a Sainz y a todo el equipo a través de su cuenta de Twitter. "Orgulloso de McLaren. Nuestro primer podio desde Australia 2014 y la cuarta posición asegurada en el Campeonato. Gran trabajo del equipo hoy y toda la temporada. Nuestro mejor resultado desde 2012. Gracias a cada una de las personas, a nuestros excelentes pilotos y a nuestra increíble afición", ha compartido el estadounidense. Con respecto a 2020, Andreas Seidl, que se unió al equipo en mayo de este año, se marcó como objetivo conseguir algo en lo que Renault ha fracasado este año: consolidar la cuarta posición. Sin embargo, apuntan más alto y la meta es reducir la distancia con los tres equipos punteros. Para lograrlo, contarán con el trabajo de James Jey, director técnico del equipo, que aseguró que planean un cambio conceptual en el coche para la próxima temporada. 2020 será un año de transición, ya que todos los equipos trabajan en la normativa que entrará en vigor en 2021. De hecho, desde hace varios fines de semana, los de Woking se dedican a usar los viernes exclusivamente para probar para la próxima temporada. Otro de los indicios del resurgir de la escudería es la construcción de un nuevo túnel de viento en las instalaciones del McLaren Technology Center, una idea impulsada por Seidl, ya que el anterior ha quedado obsoleto. El Gran Premio de Abu Dabi será la última cita de una temporada que McLaren no olvidará. Además, Sainz tendrá la posibilidad de conseguir su mejor resultado en Fórmula 1 si logra la sexta posición en el Campeonato de Pilotos. Actualmente, está empatado a puntos con Pierre Gasly, que subió ayer al segundo escalón del podio. Por tanto, sólo necesita terminar por delante de él en Yas Marina para cerrar un año ilusionante. Pierre Gasly ha logrado el primer podio de su carrera deportiva en Brasil. El francés ha pescado en el caos de Interlagos y ha firmado un segundo puesto, dándole también el segundo podio de la temporada a su equipo Toro Rosso. El francés califica este resultado como algo inolvidable, será un recuerdo que lo tendrá para toda la vida. Gasly tampoco se la olvidado del equipo y ha remarcado el gran trabajo que han realizado para darle el mejor monoplaza posible desde que regresó al equipo el pasado mes de agosto. "Es mi primer podio en la Fórmula 1 y sin duda no lo voy a olvidar nunca. Es un momento muy especial, muy emotivo, casi no tengo palabras. Quiero agradecer esto a todos los chicos de Toro Rosso que me han dado un coche fantástico desde mi regreso. Hoy es un gran día para nosotros", ha declarado Gasly nada más bajarse del coche. "He estado en el podio de otras categorías pero este es mi primero en Fórmula 1, es lo bueno que tiene este deporte, que jamás olvidas estas emociones", ha insistido. Gasly ha sido capaz de superar a Lewis Hamilton por menos de una décima un final al límite y ha exprimido su motor Honda al máximo para poder mantener ese segundo lugar. El francés también ha agradecido el duro trabajo de los motoristas japoneses y asegura que sin su progreso durante estos últimos años nada de esto hubiese sido posible. "Hay que creer siempre, he tirado hasta el final y he tenido un precioso final con Lewis, intentando sacar el último kilómetro por hora del coche para mantener esta segunda posición. Estaba rezando para que el motor tirara todo lo que pudiera y si no fuera por el progreso de Honda no hubiésemos podido hacer lo que hemos hecho", ha expresado Gasly para finalizar. Gasly ha anotado su primer podio en Fórmula 1 y el tercero de la historia del equipo Toro Rosso –el segundo de la temporada para ellos tras el de Daniil Kvyat en Alemania–. Con este resultado el francés avanza al sexto lugar en el Mundial de pilotos y le permite a Toro Rosso recuperar la sexta posición en el Mundial de constructores y quedarse a tan solo seis puntos del quinto equipo, Renault. Pirelli sale satisfecha del Gran Premio de Brasil. Los neumáticos no han sufrido en exceso, pero la temperatura de pista ha sido un factor clave. El otro factor que ha influido en las estrategias han sido los coches de seguridad. Las altas temperaturas han jugado un rol importante en el Gran Premio de Brasil y es que la degradación ha sorprendido a los equipos, que han tenido que cambiar de estrategia en muchas ocasiones y apostar por las dos paradas. También, la aparición del coche de seguridad en dos ocasiones, tras el abandono de Valtteri Bottas y en el choque entre los Ferrari a pocas vueltas del final. Así, los neumáticos que mejor han funcionado en esta carrera han sido, finalmente, el medio y el blando. El duro ha tenido un rendimiento más bajo de lo esperado. "Hoy ha sido una carrera que pasará a la historia entre las más dramáticas de la Fórmula 1", ha apuntado Mario Isola, jefe de Pirelli en Fórmula 1. "Hemos tenido una acción increíble desde la salida hasta la meta. Los dos coches de seguridad del final han cambiado la carrera en términos de estrategia, ya que hasta ese punto parecía una carrera favorable a las dos paradas, tras las altas temperaturas que hemos tenido en comparación con los días previos. Esto ha hecho aparecer el neumático duro", ha añadido Isola. Pese a ello, Carlos Sainz, que ha terminado en podio, ha podido completar la carrera con una parada, algo que destaca Isola. "Sainz ha demostrado que una parada era posible, aunque muchos otros pilotos han sacado el máximo de una carrera muy impredecible. Enhorabuena a Pierre Gasly y a Toro Rosso por su más que merecido podio y a Honda, por meter a dos de sus coches en el podio"', ha recalcado Isola para terminar. MEJOR TIEMPO POR COMPUESTO Duro: Bottas - 1'12''390 Medio: Bottas - 1'10''698 Blando: Verstappen - 1'10''862 STINT MÁS LARGO Duro: Norris - 26 vueltas Medio: Sainz - 42 vueltas Blando: Ricciardo - 32 vueltas Página anterior Siguiente página
  4. "Las Penosas Decepciones.
     Son tristes vivirlas,
     pero horrible sufrirlas.
     Te seguirán causando dolor,
     como el arranque de un viejo motor.
     No tendrás donde esconderte,
     por mucho que puedas moverte.
     Darles batalla te curará,
     pero no te sanarás.
     Ayuda te brindarán,
     y al final fracasarán.
     Aunque logres ocultarte,
     nunca podrás salvarte.
     Pues de ello se tratan estos sentimientos...
     Demostrarte sus verdaderos cimientos."

    DarkRaven - 2016

  5. I.M.P.R.E.S.I.O.N.A.N.T.E !! con toda la euforia cada letra.. Que laburon de otra galaxia te mandaste la verdad Fede, merci beaucoup! Mañana espero verlos a todos dentro del server para disfrutar el finde largo ;)
  6. Había mucho de lo que resarcirse para Verstappen en el Autódromo José Carlos Pace. Primero, por la victoria perdida el año pasado tras el incidente con Esteban Ocon; segundo, por esa amarga penalización en el GP de México –por no levantar con banderas amarillas– que le privó de sellar su segunda Pole en F1. Por ello, este evento estaba marcado en rojo en el calendario de la escuadra de Milton Keynes. Un trazado revirado, donde la aerodinámica juega un papel crucial debido a la altitud, suele traer buenas actuaciones de Red Bull, y en esta ocasión no ha sido para menos con la Pole lograda por Max. Para más inri, esta Pole puede servir para que Verstappen se mantenga firme en su postura contra la escudería de Maranello, que llegaba a Brasil en medio de una nube de polémica. La insultante superioridad de su unidad de potencia provocó sospechas entre sus rivales, sobre todo en Red Bull –Verstappen incluso se atrevió a tildarlos de tramposos– y Mercedes. La FIA tuvo que intervenir mediante una directiva técnica para aclarar la situación. Q1 La clasificación ha comenzado con unas condiciones similares a las de la tercera sesión de entrenamientos libres: cielo encapotado, plagado de nubes, pero la probabilidad de lluvia era más bien escasa. El asfalto del trazado brasileño, completamente seco, se encontraba a 35ºC de temperatura. Con la luz verde del semáforo, Robert Kubica ha sido el primero en enfilar la calle de boxes para llevar a cabo su primera vuelta de instalación, si bien el primero en completar una vuelta cronometrada ha sido su compañero George Russell, con un registro inicial de 1'10''688 que pronto sería pulverizado. Los equipos punteros han esperado a que la pista cogiese un poco de goma con el paso de los monoplazas, para así gastar únicamente un juego de neumáticos. Sebastian Vettel ha sido el primero en apretar: el alemán ha bajado hasta 1'08''556 y su compañero Charles Leclerc, inmediatamente después, se ha quedado a 36 milésimas. Tras los Ferrari ha llegado Alexander Albon, que ha parado el cronómetro en 1'08''503, pero Max Verstappen ha apretado las clavijas a su RB15 para marcar acto seguido un tiempo de 1'08''242. El neerlandés, en otro mundo en su primer intento, mientras los Mercedes se quedaban lejos –a más de tres décimas–. A partir de ahí, con los grandes salvados fácilmente, la pelea se centraba en el ajustadísimo grupo medio. Contra todo pronóstico, la peor noticia para la afición española es que Carlos Sainz no ha podido realizar ningún tiempo debido a una avería mecánica y, por ende, ha quedado eliminado en Q1. Con un eliminado automáticamente y con los Williams en su propio abismo, la lucha estaba entre los Alfa Romeo, los Racing Point y algún que otro invitado. Finalmente, los pilotos que no han pasado el corte en esta Q1 han sido, por orden: Daniil Kvyat, Lance Stroll, George Russell, Robert Kubica y Carlos Sainz. Q2 Tras una primera sesión clasificatoria con alguna que otra sorpresa, la Q2 ha comenzado con muchísima calma. El tiempo corría sin pausa y ningún piloto se aventuraba a salir a pista, hasta que lo han hecho los pilotos de Mercedes para inaugurar esta segunda batalla en el Autódromo José Carlos Pace. Curiosamente, tanto Lewis Hamilton como Valtteri Bottas han salido con neumáticos blandos, al igual que Sebastian Vettel y los pilotos de Red Bull. El único que se ha arriesgado a montar el compuesto medio en la primera tentativa de Q2 ha sido Charles Leclerc, y no le ha ido nada mal al monegasco. Lewis Hamilton ha cerrado un tiempo inicial de 1'08''088, sin embargo Leclerc, pese a la desigualdad de neumáticos, ha mejorado hasta 1'07''888, lo que le daba la clara posibilidad de pasar a la Q3 con medios. Verstappen ha mejorado a posteriori hasta 1'07''503 y Vettel se ha quedado a una décima de su compañero con blandos. Por detrás, a priori los Haas daban un paso adelante con sus dos monoplazas dentro de los diez mejores y Pierre Gasly corroboraba las buenas sensaciones de los entrenamientos libres con una octava posición provisional. Lando Norris y los pilotos de Renault, sorprendentemente, fuera del top 10 en la primera parte de la sesión. En el segundo intento, Charles Leclerc ha salido con blandos usados en pos de ganar sensaciones para la Q3 –sin llegar a cerrar la vuelta, por supuesto– y algunos de los pilotos de los equipos punteros han decidido no salir. Ninguno de ellos ha mejorado, lo que quiere decir que el único del top 10 que saldrá mañana con medios es Leclerc. En cuanto al grupo medio, la contienda ha estado más que apretada. La diferencia entre el séptimo –Romain Grosjean– y el decimoquinto –Sergio Pérez– ha sido de sólo tres décimas. Los Haas, Pierre Gasly y Kimi Räikkönen han pasado a Q3 junto a los grandes; los eliminados han sido, por orden: Lando Norris, Daniel Ricciardo, Antonio Giovinazzi, Nico Hülkenberg y Sergio Pérez. Q3 Llegamos a la ronda definitiva, en la que se definen las diez primeras posiciones de cara a la carrera de mañana, con dos frentes abiertos y muy igualados. El primero, la batalla por la Pole, con tres equipos en un rendimiento similar; el segundo, los cuatro supervivientes del grupo medio que peleaban por ser el 'mejor del resto'. En esta ocasión, Romain Grosjean ha sido el encargado de dar la pista por inaugurada. Detrás de él, la 'estampida'. Prácticamente la totalidad de los pilotos han enfilado la calle de boxes para realizar un primer giro que suele ser importantísimo, pues cualquier imprevisto en el segundo puede ser fatal. Lewis Hamilton ha sido el primero de los equipos punteros en marcar un registro. El británico ha cerrado su vuelta inicial en 1'07''861, pero los pilotos de Ferrari han pulverizado su registro, sobre todo Sebastian Vettel. Aún quedaba Max Verstappen, y no ha defraudado, ya que ha dado una última vuelta de tuerca para bajar ocho milésimas el tiempo de Vettel y dejar la marca en 1'07''623. No conforme con ello, Max ha vuelto a bajar su crono en el segundo y último intento de la clasificación hasta 1'07''508. Inmediatamente después, Leclerc y Bottas no han mejorado. Quienes sí lo han hecho han sido Sebastian Vettel –segundo– y Lewis Hamilton –tercero–, pero no ha sido suficiente para batir al piloto de Red Bull, por lo que se ha alzado de esta manera con la segunda Pole de su carrera en F1. Alexander Albon, como era de esperar, se ha quedado a medio camino entre los punteros y el grupo medio en la sexta posición, a cuatro décimas de su compañero de equipo. Un escalón por detrás, Pierre Gasly ha sacado esa décima extra al Toro Rosso para situarlo en una séptima posición que se convierte en sexta de cara a mañana por la penalización a Leclerc. Romain Grosjean se ha quedado a sólo 17 milésimas de su compatriota, en la octava posición, mientras Kimi Räikkönen –noveno– y Kevin Magnussen –décimo– han peleado por no cerrar el top 10. Esto ha sido todo en la clasificación del Gran Premio de Brasil. Mañana, en vista de las mínimas diferencias que hay en todos los frentes, quizás podríamos estar ante una de las carreras más emocionantes de la temporada. El semáforo verde, a las 18:10 CET.
  7. Después de la cita norteamericana en Austin, desde el suministrador italiano se mostraron satisfechos por el buen funcionamiento de las gomas durante todo el fin de semana. Mario Isola destaca que hubo numerosas estrategias entre los pilotos, lo que benefició la acción en pista desde el primer momento. Gracias a las diferentes decisiones por parte de los equipos, el italiano afirma que las constantes luchas es lo que necesita la categoría. De cara al penúltimo Gran Premio del año, desde Pirelli reconocen que las carreras en suelo brasileño son emocionantes y, sobre todo, impredecibles por la meteorología. Aunque no conozcan las condiciones climáticas para esos días, optaron por llevar los compuestos más duros de la gama de Pirelli. El equipo Mercedes viaja esta semana a Brasil con los deberes hechos y la tranquilidad de saber que, pase lo que pase, tiene el título de Constructores y de Pilotos bajo el brazo. Y es que los hombres de Brackley, a pesar de no haberlo tenido fácil tras el parón de verano, han vuelto a demostrar que siguen siendo los reyes de la categoría. Así lo indican los números, pues llevan dominando de manera ininterrumpida en la Fórmula 1 desde el año 2014. Ahora los alemanes afrontan la cita brasileña con dos objetivos: repetir el triunfo del año pasado, cuando Lewis Hamilton se benefició del incidente entre Max Verstappen y Esteban Ocon para cruzar la línea de meta en primer lugar, y tratar de mejorar su ritmo a una vuelta, ya que si algo se le puede reprochar a las flechas plateadas, es su pérdida de competitividad en las jornadas de sábado, si bien es cierto que en Estados Unidos Valtteri Bottas acabó con el dominio de Ferrari en las sesiones de Clasificación al alzarse con una meritoria Pole. Algo que buscará repetir este fin de semana. Toto Wolff, jefe de Mercedes: "La semana pasada tuvimos la oportunidad de celebrar el Campeonato con todos en Brixworth y Brackley, es decir, con los 1.500 hombres y mujeres que forman parte de este increíble equipo y que hicieron posible este extraordinario éxito. Siempre supone un momento único, y el de este año ha sido particularmente especial, ya que nuestro sexto doblete consecutivo establece un nuevo punto de referencia en nuestro deporte. No obstante, a pesar de este logro sin precedentes, sigo sintiendo mucha hambre y deseo de obtener más logros. No hay autocomplacencia, de modo que todo el mundo está decidido a seguir mejorando. Contamos con un grupo de personas inspiradoras que cumplen plenamente con la aspiración de Mercedes, la cual radica en ser los mejores. Ahora tenemos dos carreras por delante y queremos terminar esta temporada en un nivel muy alto". "La siguiente parada nos lleva a Brasil, lo que nos trae buenos recuerdos del año pasado, cuando no solo pudimos ganar la carrera, sino también asegurar el Campeonato de Constructores. La de Interlagos es una pista muy corta, lo cual hace que la clasificación sea especialmente difícil, ya que los márgenes son muy pequeños. En términos generales, no hemos tenido el coche más rápido los sábados desde las vacaciones de verano, pero pudimos alcanzar la pole en Austin y ahora trataremos de luchar por una primera línea de salida de nuevo en São Paulo. Brasil también será la primera carrera desde 2013 a la que no asistiré. Con ambos Mundiales asegurados, tendré más tiempo en Europa para centrarme en otros temas. Es fantástico poder hacer esto y saber que el equipo representará a la estrella de tres puntas de la mejor manera posible tanto dentro como fuera de la pista". La escudería de Maranello no ha tenido un final perfecto en el pasado Gran Premio de Estados Unidos, ya que perdieron a uno de sus coches antes de la décima vuelta y el otro no tuvo oportunidad de luchar con los de cabeza. Después de haber dejado atrás lo sucedido allí, los principales pilares de Ferrari están emocionados con la cita en el Autódromo José Carlos Pace porque solían tener buenas actuaciones en las últimas temporadas, así que llegan motivados. Charles Leclerc disfruta pilotando en esta pista, tanto por el diseño como por la atmósfera que le rodea porque Ayrton Senna siempre está presente entre los aficionados. Por otro lado, Sebastian Vettel logró subirse al escalón más alto del podio en 2017, además, su monoplaza rinde a un buen nivel durante ese fin de semana, así que el objetivo es repetir ese desenlace en esta ocasión. Charles Leclerc (3º - 249 puntos): "En Brasil, la gente es apasionada con nuestro deporte, aunque también es la casa de Ayrton Senna, el cual es el piloto que más admiro. Este Gran Premio siempre nos recordará su legado. El circuito es emocionante, tiene diferentes combinaciones de curvas y el diseño ha cambiado bastante durante las últimas décadas hasta ahora. El tiempo es cambiante allí, por lo que las condiciones pueden cambiar de un día para otro y suponer retos inesperados para todos los equipos". Sebastian Vettel (5º - 230 puntos): "En pocas palabras, cualquier cosa puede suceder cuando compites en Brasil. No sé el porqué, pero hay algo especial en este lugar y en este circuito, así que no sabes que pasará el próximo año allí. En general, ha sido un buen terreno para nosotros y ojalá sea igual en este fin de semana Es un trazado que nos ha beneficiado en el pasado y nos ha tratado bastante bien en las últimas campañas. Recuerdo que tuvimos un buen ritmo, Kimi estuvo en el podio en 2018 y logramos ganar la carrera hace dos años. En términos de ambiente es muy especial porque los brasileños son unos de los más apasionados del calendario y les puedes escuchar cuando estás en el coche". Mattia Binotto, director deportivo de Ferrari: "Afrontamos la penúltima cita de la temporada después de una carrera frustrante en Austin, ya que no conseguimos los resultados que pensábamos. El sábado perdimos la oportunidad de lograr la séptima pole position consecutiva por solo una décima de segundo, pero hemos demostrado que el rendimiento está ahí. Mientras que el domingo, el ritmo de Charles fue pobre en el primer stint, aunque los niveles de rendimiento de su coche volvieron a ser normales después de su primer pit stop". "Charles tendrá una nueva unidad de potencia porque la anterior se dañó el sábado en Austin, así que tuvo que utilizar la versión anterior que tenía menos potencia para el resto del fin de semana. Poniendo un motor nuevo significa que contaremos con una penalización en parrilla en Brasil, pero deberíamos volver a nuestro nivel normal y terminar la temporada con una buena nota. Será importante confirmar que estamos haciendo progresos en nuestro coche y seguir así para el trabajo invernal. Sé que todo el equipo está totalmente concentrado en ello". Después de alcanzar el podio en Austin de la mano de Max Verstappen y cruzar la bandera a cuadros a solo cinco segundos del ganador, Red Bull viaja a Interlagos con el objetivo de resarcirse de la victoria perdida en 2018. Como todos recordaréis, el año pasado Verstappen fue golpeado por Esteban Ocon cuando este trataba de desdoblarse, lo que le hizo perder el triunfo al neerlandés, que tuvo que conformarse con el segundo lugar. Esta temporada los de Milton Keynes no están logrando cumplir con las expectativas que ellos mismos se habían marcado (Helmut Marko vaticinó hasta cinco victorias), por lo que el próximo fin de semana darán el máximo de sus capacidades en Brasil para luchar por subirse al escalón más alto del podio, aunque para ello deberán lidiar con el reciente hexacampeón del mundo, Lewis Hamilton, que ya ganó en el Autódromo José Carlos Pace en la pasada edición, así como con los Ferrari, que desde el parón veraniego han dado un significativo paso adelante, si bien es cierto que en las últimas pruebas se han desinflado en las jornadas de domingo. De igual modo, ambos pilotos se juegan mucho este fin de semana, pues Verstappen defiende la cuarta plaza de la General sobre Vettel y además sigue con opciones de alcanzar el tercer lugar, en estos momentos en manos de Leclerc, mientras que Alexander Albon debe defender la sexta plaza sobre su máximo rival, Carlos Sainz, a quien únicamente aventaja en cuatro puntos. Max Verstappen (4º - 235 puntos): "Interlagos es una pista corta, pero al mismo tiempo es buena y muy divertida de conducir. Tiene una buena combinación de curvas y va en sentido contrario a las agujas del reloj, por lo que es un poco más exigente para el cuello. Allí es muy importante calificar bien, ya que los adelantamientos no son tan fáciles como en otros trazados. La pista también es bastante exigente con los neumáticos, por lo que hay que cuidarlos durante toda la carrera. Como ya vimos en 2016, el tiempo es impredecible y puede suceder cualquier cosa. Brasil cuenta con muchos aficionados apasionados que viven y respiran la Fórmula 1, así que siempre es fantástico ver eso y crear un gran ambiente". Alexander Albon (6º - 84 puntos): "São Paulo es increíble, y el José Carlos Pace es un circuito destinado a los pilotos que te lleva de vuelta a la vieja escuela que tanto me gusta. Interlagos tiene mucha historia, y además es uno de los trazados que más he esperado este año para conducir. Obviamente, nunca he estado antes en el, pero por lo que sé, el clima siempre es difícil, lo cual hace que el fin de semana sea emocionante". Los hombres de McLaren afrontan la próxima cita en el Autódromo José Carlos Pace con un único objetivo en mente: confirmar su cuarta posición en el Campeonato de Constructores, donde actualmente aventajan en 38 puntos a su rival más directo, Renault, que necesita un milagro para superar a los británicos en las dos pruebas que restan para alcanzar el final de la temporada. Del mismo modo, sus pilotos también viajan a Interlagos con muchas cosas en juego. Carlos Sainz se encuentra en una batalla cuerpo a cuerpo con Alexander Albon y Pierre Gasly por la sexta plaza de la General, aunque todo apunta a que esta recaerá en manos del piloto de Red Bull. Por su parte, Lando Norris sigue en busca de la novena posición de Daniel Ricciardo, quien le aventaja en cinco puntos, por lo que aún cuenta con opciones viables para batirle tanto a él como a Sergio Pérez, que también se encuentra por delante. Carlos Sainz (7º - 80 puntos): "Interlagos es una gran pista y un lugar divertido en el que competir. Los aficionados siempre son muy apasionados allí, y la historia del evento habla por sí sola. Viajamos a Brasil con el objetivo de sacar el máximo de nuestro coche y sumar más puntos. La temporada aún no ha finalizado, pues todavía quedan dos carreras y muchos puntos en juego por los que luchar. Nuestra meta es confirmar la cuarta plaza en el Campeonato de Constructores, y además empujaré hasta el final para alcanzar esa sexta posición en el Mundial, pese a lo difícil que será lograrlo". Lando Norris (11º - 41 puntos): "Tengo muchas ganas de competir en Brasil. Ha sido el escenario de carreras impresionantes en ediciones anteriores y espero tener una buena carrera el domingo. Rodar en los Libres 1 la temporada pasada me dio la oportunidad de aprenderme la pista, no obstante, he trabajado duro en el simulador para asegurarme de que puedo mejorar mi rendimiento nada más empecemos los entrenamientos del viernes. Todavía hay trabajo que hacer, por lo que vamos a empujar en cada sesión para ver lo rápido que podemos llegar a los equipos de delante. Aún queda un largo camino por recorrer, y nuestros rivales más directos están muy cerca, pero aun así confío en llevar a cabo una buena carrera". Andreas Seidl, jefe de McLaren: "Después de un fin de semana sin competición, está bien regresar al asfalto para lo que esperamos que sea un Gran Premio emocionante. Mientras nos acercamos al final de la campaña, estamos centrados en asegurarnos la cuarta plaza del Campeonato de Constructores antes de empezar a pensar en 2020. Recopilamos mucha información en México y Estados Unidos, la cual ha sido importante para nuestra preparación de cara a Brasil. Interlagos es otra pista de altitud, y pese a que no es tan extrema como Ciudad de México, debemos asegurarnos de que hacemos todo lo posible para ajustar el monoplaza a estas condiciones y a la compleja supercicie del trazado". Después de un final de domingo aciago en Estados Unidos, los hombres de Toro Rosso ponen rumbo a São Paulo con el objetivo de sumar el mayor número de puntos posible y, por ende, tratar de situarse por delante de Racing Point en la General. Por ahora, el equipo británico se encuentra por delante con un único punto de ventaja, por lo que la batalla está servida. Como dato negativo, los italianos no lograron entrar en el Top 10 con ninguno de sus pilotos el año pasado, mientras que los de Silverstone se alzaron con la décima plaza de la mano de Sergio Pérez, lo cual deja un terreno ligeramente favorable para ellos. Sea como fuere, tanto Pierre Gasly, que está realizando buenas carreras tras el parón de verano, como Daniil Kvyat, confían en llevar a cabo un buen papel en Interlagos y encarar la última carrera del año con la sexta plaza del Campeonato de Constructores bajo el brazo. Pierre Gasly (8º - 77 puntos): "Esta será mi tercera carrera en Interlagos, y hasta ahora no he terminado en los puntos, de modo que ese es el primer objetivo para el fin de semana. Brasil tiene un papel icónico en la Fórmula 1, y cuando era pequeño, y también a día de hoy, mi ídolo es Ayrton Senna. Por lo tanto, ir a Brasil siempre es genial. La pista en sí es bastante bonita, aunque sea corta. Tiene muchas curvas técnicamente exigentes y puede ser un fin de semana bastante loco, como ya hemos visto muchas veces en el pasado, ya que el tiempo puede hacer que todo sea muy impredecible. Eso lo hace especialmente excitante. Esta es una de las dos últimas oportunidades para competir en lo que queda de año, así que, como es obvio, estoy deseando que llegue el momento. La pista va en sentido contrario a las agujas del reloj, y aunque todos entrenamos mucho estos días, es uno de los circuitos más duros en cuanto a la tensión en el cuello, puesto que ninguna de las rectas es realmente recta". "Siempre estás sintiendo las fuerzas G, y durante la carrera hay mucho esfuerzo físico, sobre todo en curvas largas como la 3, 4 y 5, donde nunca dejas de girar. Ahora vamos mucho más rápido que nunca en la Fórmula 1, así que la fuerza G mínima es mucho mayor que en el pasado, lo que lo hace más desafiante, pero estamos bien preparados. Las instalaciones allí son un poco más básicas que en algunos de los circuitos más modernos, pero esto es, en parte, lo que le da su carácter a Interlagos, y lo cierto es que sería extraño que lo cambiaran. Una vez que te pones en marcha, te sientes un poco como si estuvieras en un estadio, lo que supone una sensación agradable. Si conseguimos un buen resultado, mi entrenador me dejará tomar un par de caipiriñas el domingo, así que eso es un incentivo extra para hacerlo bien". Daniil Kvyat (13º - 34 puntos): "Me gusta viajar a Brasil, ya que ahora se ha convertido en otro evento que puedo considerar como una especie de carrera en casa, pues mi pareja es brasileña. Después de una rápida parada en Japón por el Día de Gracias de Honda, vine directamente a Brasil y pasé algún tiempo con la familia, y la verdad es que espero quedarme unos días después de la carrera también. El clima en Brasil generalmente es agradable, hay muy buena comida y la gente parece disfrutar de la vida. En cuanto a Interlagos, es una pista de la vieja escuela, pero lo suficientemente ancha como para permitir algunos adelantamientos. Hay algunas Curvas increíbles, como por ejemplo la 1, que es mucho más pendiente de lo que parece en televisión. Es una buena oportunidad para adelantar y, por lo general, hay mucha acción emocionante allí. La sección central es más cerrada, pero con un par de curvas de alta velocidad también. Luego está la recta corta, en la que puedes seguir a otros coches e intentar adelantar, aunque en un coche de Fórmula 1 moderno ninguna zona de esta pista es realmente una recta y siempre estás encarando curvas". "Incluso con todo el entrenamiento que hacemos, aquí sientes las fuerzas laterales en el cuello debido a que la pista está dispuesta en sentido contrario a las agujas del reloj. No es un problema, pero es un reto. El clima también puede jugar un papel importante y revertir las cosas un poco, tal vez proporcionando una oportunidad o simplemente convirtiéndose en un riesgo extra con el que lidiar. En las dos últimas pruebas crucé la línea de meta entre los diez primeros, pero luego perdí los puntos por decisiones técnicas, así que estoy muy ansioso por conseguir un buen resultado para mí y para el equipo este fin de semana. Es una locura que solo tengamos dos carreras más por delante este año. La temporada ha sido larga, pero ha pasado muy rápido". La Fórmula 1 coge velocidad en la recta final de este 2019, a falta de dos citas para completar el calendario de la presente temporada. Los títulos ya tienen dueño y están bajo su poder, Mercedes y Lewis Hamilton trabajaron de forma impecable durante todo el año. Pero no todo está decidido en la zona media de la tabla, donde cada punto es muy valioso. El año para Renault no ha sido lo que esperaban, McLaren ha estado fuera de su alcance, con un ritmo mayor en la mayoría de ocasiones, los británicos han superando en puntos a los galos. Aunque llevan dos carreras de forma consecutiva en los puntos con ambos monoplazas. Esperan que Brasil sea una continuación de esta buena racha, con el objetivo de finalizar el año de buena forma y sumando buenos puntos. Tanto para Daniel Ricciardo como para Nico Hülkenberg el trazado brasileño es uno de los más atractivos para ellos. Esto se debe a las características del trazado, pero más aún por los apasionados aficionados que ponen voz cada fin de semana al Gran Premio de Brasil. Para el alemán es muy simbólica esta pista, ya que en 2010 logró hacerse con la pole, un momento único en su carrera y que recuerda con gran cariño. También 2012, cuando pudo liderar la carrera, aunque no pudo rematar ese buen resultado. Daniel Ricciardo (9º - 46 Puntos): "Me gusta mucho el ambiente en Brasil. Es genial, ya que a los aficionados locales les encantan las carreras, y realmente lo aceptan cuando se trata de su ciudad. Hay una sensación de carnaval como Samba en el lugar y me gusta la energía que trae. El desfile de los pilotos el domingo es uno de los más estruendorosos de la temporada y te motiva de cara a la carrera. Interlagos es un corto circuito sin muchas curvas de alta velocidad. Es muy técnico y necesitas encontrar un buen ritmo para hacerlo bien allí. Adelantar puede ser difícil, pero he pasado por el exterior en un par de ocasiones en este trazado en el pasado, por lo que es posible ganar posiciones". "El tiempo suele ser interesante también. Puede jugar un papel importante y tienes que estar preparado para todas las condiciones. Austin fue una carrera divertida con algunos buenos puntos en el bolsillo para el equipo. Aseguramos puntos por partida doble tanto en México como en los Estados Unidos, lo que fue realmente positivo después de algunas carreras en las que nos perdimos. Es importante mantener la coherencia y Brasil es nuestra próxima oportunidad. Finalizar en la zona de puntos en tres ocasiones y de forma consecutiva sería bueno, por lo que todo se centrará en lograrlo cuando lleguemos a la pista el viernes. ¡Viva Brasil!". Nico Hülkenberg (12º - 37 Puntos): "Yo diría que Brasil es una de mis carreras favoritas en el calendario. Me gusta el ambiente de São Paulo, ya que es bastante efusivo y la afición pone banda sonora al fin de semana. A los seguidores les encanta el automovilismo, especialmente la Fórmula 1, el circuito es legendario y todo se suma para crear un fin de semana de Gran Premio muy especial. Interlagos tiene mucha historia, sientes todas las emociones en una vuelta allí. Es una vuelta corta, pero en realidad es muy difícil con muchos desafíos. Fluye en sentido antihorario, implica trabajo constante y es bastante físico. En algunos lugares está lleno de baches, pero se trata de confianza. El sector medio es retorcido pero puedes recuperar algo de tiempo. Tengo algunos recuerdos geniales en Brasil". "La pole position en 2010 fue bastante especial. Esa fue una sesión divertida donde todo hizo clic, y logramos una vuelta perfecta en condiciones difíciles y es algo que siempre recordaré. Lideré la carrera en 2012, pero tuve la mala suerte de perder el mejor resultado. Fue bueno estar de vuelta en los puntos en ambas carreras, pero siempre queremos más. Nos recuperamos bien en Austin y la segunda mitad de la carrera, especialmente las últimas diez vueltas, fueron divertidas y merecimos nuestros puntos. Tenemos que apuntar a más en Brasil y acercarnos a los lugares de sexto y séptimo para llevarse a casa aún más puntos". Fin de semana crucial para los hombres de Racing Point en Brasil. Y es que, tras el punto logrado en el Circuito de las Américas, los de Silverstone consiguieron escalar hasta la sexta plaza del Campeonato de Constructores, superando con ello a Toro Rosso. Algo que esperan reafirmar en el Autódromo José Carlos Pace, y no solo eso, sino que confían en alzarse con un buen botín de puntos para continuar al acecho de Renault, que en estos momentos le aventaja en 18 puntos. No obstante, la tarea será arduo complicada, pues en México quedaron lejos de su mejor versión y los antecedentes en Interlagos no son especialmente halagüeños, ya que en 2018 únicamente Sergio Pérez fue capaz de sumar un punto después de cruzar la línea de meta en décima posición, mientras que el otro Racing Point, en aquel entonces pilotado por Esteban Ocon, solo pudo ser decimocuarto tras sufrir un accidente el piloto francés durante una batalla con Max Verstappen. Sergio Pérez (10º - 44 puntos): "Cuando llegas a Brasil, eres consciente de que la temporada está llegando a su fin. Es la época del año en la que se acerca el cierre del Campeonato. Todavía tenemos opciones de luchar por el quinto puesto, así que este fin de semana es muy importante conseguir puntos. Me gusta estar en Brasil, ya que de alguna manera me recuerda a México. La gente es muy cercana y relajada, y le encanta la F1 tanto como a los aficionados mexicanos. Siempre hay una fiesta en las tribunas. La salida es muy divertida gracias a la 'S' de Senna, el cual creo que es probablemente el mejor lugar para intentar adelantar durante la carrera. Al final de la larga recta puedes frenar muy tarde y lanzarte hacia el interior. El circuito es bastante corto y me recuerda a una pista de karting. Aunque parezca bastante simple, no es fácil conseguir la vuelta perfecta. Tienes que ser muy preciso a la hora de colocar el coche y encontrar el tiempo de vuelta que necesitas usando los pianos. El clima también puede ser un factor importante, pues llueve con bastante frecuencia y las nubes pueden formarse rápidamente en la zona, lo que puede cambiar las cosas, como ya lo hizo en 2016". Lance Stroll (15º - 21 puntos): "Competir en Interlagos es siempre una experiencia interesante. Hay mucha pasión y emoción por parte de la afición brasileña. El Autódromo José Carlos Pace es bastante compacto, y recuerdo que también tenía muchos baches. Es mucho más pendiente de lo que parece en la televisión, y eso se nota cuando se camina por la pista. Hay una fuerte bajada en la primera chicane y al final de la vuelta tiene lugar una gran subida desde la última curva hacia la recta. Eso hace que las cosas sean más interesantes en el coche, por lo que me gustan bastante esos aspectos de la vuelta. No ha sido una buena pista para mí en las dos veces que he estado allí, pero creo que tenemos una buena oportunidad para arreglar las cosas este año. Nos encontramos en una reñida lucha en el Campeonato de Constructores, así que hay mucho en juego". Otmar Azafnauer, jefe de Racing Point: "Brasil nos presenta una nueva oportunidad para sumar puntos. El coche ha rendido bien en pistas diferentes, así que estoy convencido de que podemos ser igual de competitivos este fin de semana. Es difícil juzgar nuestra actuación en la última carrera en Estados Unidos, ya que se vio comprometida por varios factores, pero no hay duda de que no demostramos nuestro verdadero potencial. En general, al acercarnos al final de la temporada, puedo decir que estoy contento con nuestro rendimiento desde las vacaciones de verano. Hemos trabajado duro para mejorar el coche y hemos conseguido puntos en seis de las últimas siete carreras. Además, el punto que obtuvimos en América nos ayudó a subir al sexto puesto en el Campeonato, y matemáticamente todavía podemos aspirar al quinto lugar. Hay mucho en juego y mucho por lo que luchar, así que necesitamos maximizar las oportunidades este fin de semana". En el último Gran Premio, los pilotos de Alfa Romeo no han podido puntuar una vez más. A pesar de no haber cumplido este objetivo, el equipo sigue trabajando sin descanso para que Kimi Räikkönen y Antonio Giovinazzi regresen al Top 10 en las últimas dos carreras de la temporada. Tanto el finlandés como el italiano tienen la suficiente confianza de que podrán pelear contra los pilotos de parte superior de la zona media y plantearles cara como sí sucedía en los primeros compases de la presente campaña. Aunque tengan esta mentalidad, Frédéric Vasseur afirma que aún hay camino por recorrer para retar a los mejores de este grupo, pero van en la senda correcta. Kimi Räikkönen (14º - 31 puntos): "Este fin de semana de carrera es una nueva oportunidad para puntuar para nosotros. Ha habido muchos aspectos positivos en nuestras últimas actuaciones, por lo que creemos que podemos luchar en la zona media otra vez. Sería bueno sumar algunos puntos para ver nuestro progreso al concluir ese fin de semana". Antonio Giovinazzi (18º - 4 puntos): "La renovación de mi contrato es un buen extra de confianza y no puedo esperar para devolver la confianza que el equipo ha demostrado conmigo. Estoy realmente ilusionado por competir en Interlagos, ya que es una pista especial y siempre estará vinculada con Senna. Hemos dado grandes pasos adelante en las últimas carreras y volver a los puntos sería una buena recompensa por todo nuestro trabajo". Frédéric Vasseur, director general de Alfa Romeo: "El equipo estuvo trabajando intensamente para regresar a los puntos. En las últimas carreras, hemos progresado, pero sabemos que aún tenemos trabajo por delante para volver a la cabeza del grupo medio. Sacaremos el máximo partido a nuestras fortalezas para dar otro paso adelante en Brasil". La escudería norteamericana ha tenido una actuación floja en su Gran Premio de casa, ya que el desenlace no era el que tenían en mente desde un primer momento. Aunque estas últimas carreras disputadas hayan sido una pesadilla para los integrantes de Haas, la concentración no está puesta del todo en esta temporada porque ya la dan por perdida y solamente piensan en limitar daños. De cara a este fin de semana en el Autódromo José Carlos Pace de Brasil, los pilotos tuvieron un buen papel el año pasado, lograron terminar en la zona de puntos, lo que fue un resultado positivo porque era la cuarta vez que ambos puntuaban en una carrera. Con ese final presente de 2018, el equipo intentará dar el máximo, pero reconociendo que están lejos de obtener un desenlace destacable. Guenther Steiner, director deportivo de Haas: "El coche de 2021 es diferente y es un cambio. Hay esta nueva normativa, viviremos con ella y queremos extraer el máximo de ella. Intentaremos conseguir lo que queremos, más adelantamientos y una parrilla más ajustada. El desarrollo de los monoplazas siempre estará centrado en la aerodinámica y es lo principal a mejorar, sin importar qué normativa haya. Los equipos no querían tener un coche de un único fabricante y fue la principal discusión entre la FIA, FOM y los equipos. No queríamos terminar con una GP1 series. Al final, la FOM abrió la puerta de la creatividad acorde a la normativa. Aún hay libertad para desarrollar algunas áreas del coche para que cada uno sea distinto al resto. El suelo es una de las partes más importantes de un F1, lo ha sido y siempre lo será, así que no cambiará demasiado en ese sentido. Aun así, siempre trabajas para extraer todo el potencial del coche". "Tal y como está definido ahora mismo, el límite presupuestario recortará la diferencia con los equipos grandes, pero no del todo. Estamos lejos de gastar 175 millones de dólares en este momento, aunque los grandes lo superan y la mayoría de escuderías están dentro de ese margen. Ojalá, disminuya esta ventaja y después ya veríamos". "En general, nadie quiere coches más pesados y en F1 menos. Con toda la tecnología y los aspectos de seguridad, no puedes hacerlo sin este incremento. Quizá no estemos donde pensamos estar al principio, pero estoy seguro de que los coches serán tan rápidos como los actuales porque también dependerá de los neumáticos". Los hombres de Williams afrontan este fin de semana con el mismo objetivo que llevan persiguiendo a lo largo de toda la temporada: minimizar los daños en la medida de lo posible. Ya que no cuentan con el ritmo suficiente para pelear de tú a tú con el resto de equipos, tratarán de cruzar la bandera a cuadros el domingo y esperar a que otros rivales abandonen para así ganar posiciones en la parrilla. Asimismo, y como ha sucedido en las dos últimas citas, Nicholas Latifi volverá a pilotar el FW42. Será en la primera sesión de Libres y lo hará ocupado el lugar de Robert Kubica. Todo apunta a que el joven canadiense será el sustituto del número '88' en 2020, por lo que es normal que desde el equipo de Grove le brinden opciones para ir adaptándose a la máxima categoría del automovilismo. Veremos qué sucede en Brasil, pero todo apunta a que los británicos cerrarán una vez más la tabla. Robert Kubica (19º - 1 punto): "El próximo Gran Premio se diputa en Brasil, y es un escenario que conozco muy bien. El trazado de Interlagos es único, ya que discurre en sentido contrario a las agujas del reloj y tiene una larga recta que lo hace bastante desafiante. En general, es divertido de conducir". George Russell (20º - 1 punto): "El fin de semana de 2017 en Brasil fue el primero en el que participé en la Fórmula 1, y lo hice pilotando en la primera sesión de Libres, por lo que tengo buenos recuerdos del lugar. Es un gran circuito con mucho carácter. La verdad es que estoy deseando volver a conducir en él". Nicholas Latifi, piloto probador de Williams: "Estoy emocionado por tener otra oportunidad de volver a subirme al coche en Brasil. Será mi tercera tanda de FP1 consecutiva en muy poco tiempo, y eso es bueno para ganar ritmo. El año pasado participé en la misma sesión, así que conozco la pista, lo que me ayudará a ponerme al día rápidamente. El de Interlagos un circuito único y con un estilo más antiguo en comparación con los lugares más modernos. Es más pequeño, pero la pista tiene mucho carácter y lleva mucho tiempo en el calendario. Estoy deseando salir al asfalto". Dave Robson, ingeniero jefe de carreras de Williams: "Ahora que la temporada 2019 llega a su fin, viajamos a Sao Paulo para disputar la penúltima carrera del año. El circuito de Interlagos ofrece una fascinante mezcla de curvas y cambios de altitud en un recinto que se encuentra a 750 metros de altura sobre el nivel del mar. El clima siempre juega un papel importante en São Paulo con lluvias torrenciales o temperaturas en pista muy altas. A día de hoy, el pronóstico dice que habrá buenas condiciones, pero todo puede cambiar muy rápido. Pirelli ha escogido la gama más dura de sus compuestos para esta prueba, la cual es una combinación vista anteriormente en Japón y Bélgica. Esta elección debe dar juego en las estrategias. Latifi pilotará el coche de Kubica en los Libres 1 en la que será su última sesión de Entrenamientos de la temporada. Esperamos que nos ayude con los reglajes del monoplaza. Además, también haremos preparación para clasificación y carrera y probaremos varios elementos de cara a 2020". Isola hace repaso del pasado Gran Premio en Austin "Con unas condiciones calurosas durante la carrera, las estrategias variaron entre una o dos paradas y se usó los compuestos duros; no obstante, dos de los tres pilotos del podio optaron por dos pit stops. Debido a la amplia variedad estratégica en toda la parrilla, hubo una competición ajustada de principio a fin y eso es lo que todos queremos ver". Desde Pirelli destacan los principales factores de la pista brasileña "Interlagos siempre es un Gran Premio emocionante, ya que allí suceden muchas cosas. Al ser un trazado compacto significa que suelen haber muchos adelantamientos y frecuentemente los pilotos se salen de la trazada. Los neumáticos trabajan demasiado al ser una curva tras otra; es una pista de la vieja escuela y no hay escapatorias, por lo que se te castigan los errores. Además, el tiempo es variable y existe una probabilidad de coches de seguridad también, lo que hace que sea un fin de semana impredecible. Tienes que estar preparado para todo, aunque no sabemos a qué condiciones nos enfrentaremos, pero nuestra elección ha sido la de utilizar los neumáticos más duros, por lo que los equipos podrán empujar y es probable que la estrategia sea a una parada".
  8. "La primavera a la sangre altera": existe la creencia generalizada de que en primavera se produce un aumento del deseo sexual. Si bien es complicado para la ciencia determinar si se trata solo de una sensación o si sucede realmente, y en tal caso cuáles son sus causas y razones específicas, existen estudios que han indagado en la cuestión y han hallado algunas pistas para procurar entenderlo. Al parecer es cierto: en primavera el deseo sexual aumenta, y la clave estaría en la luz del sol. A partir del equinoccio de primavera los días son más largos que las noches, lo que hace que en general todos estemos expuestos durante más tiempo a la luz natural (más aún a partir del momento de adoptar el horario de verano. Como consecuencia, el cuerpo produce mayor cantidad de vitamina D, un compuesto que -además de ser imprescindible para absorber el calcio y fortalecer los tejidos óseos- está asociado con la presencia de testosterona en la sangre. Un estudio realizado por científicos de la Universidad Médica de Graz, en Austria, analizó a 2.299 hombres y comprobó que los niveles más altos de vitamina D en la sangre coincidía también con los de testosterona, la más importante de las hormonas sexuales masculinas (pero que también está presente y desempeña un papel importante en las mujeres). Este es uno de los motivos por los cuales la libido aumenta cuando el sol brilla más tiempo en el cielo, después de los meses de invierno. Más sol y menos estrés = más deseo sexual Hay quienes esgrimen razones evolutivas para explicarlo. La tarea de sobrevivir a la dura temporada de fríos era mucho más difícil para nuestros antepasados si carecían de pareja o compañía. Por eso, de acuerdo con esta hipótesis, se adaptaron mejor los individuos que, a partir de la primavera y durante los meses de buen tiempo, se sintieron más compelidos a encontrar alguien con quien estar. De modo que la fiebre de primavera no sería algo novedoso, sino que tendría muchos milenios de historia. El efecto positivo de la exposición a la luz solar no se reduce, claro está, a la producción de vitamina D. Tomar el sol hace que el cuerpo libere endorfinas, un neurotransmisor que provoca la sensación de satisfacción y felicidad. Y que además actúa a través de la misma vía que la heroína y otras sustancias similares, lo que lleva a la tolerancia y a la dependencia, es decir, a la adicción, al menos en roedores. Así lo revelaron los resultados de una investigación publicados en 2014 en la revista especializada Cell. El caso es que las endorfinas llevan a estar de mejor humor y, por lo tanto, a reducir los niveles de estrés y ansiedad. Y se sabe que el estrés es el principal inhibidor del deseo sexual. La luz del sol, por cierto, también propicia la liberación de serotonina y otras sustancias relacionadas con el placer. De hecho, existe el llamado trastorno afectivo estacional, un tipo de depresión relacionado con la falta de luz en las regiones con inviernos demasiado oscuros. El buen humor y el consiguiente aumento del deseo sexual que ocasiona la llegada de la primavera se podría graficar como el caso opuesto a ese trastorno. El olfato, una clave en el deseo sexual Otro elemento que se postula como posible factor que contribuye con esta suerte de despertar sexual en primavera tiene que ver con el olfato. Con el calor aparece el sudor y se potencian los olores corporales, los cuales están relacionados con la búsqueda de pareja sexual,según un estudio de la Universidad Técnica de Dresde, Alemania, publicado en la revista Nature en 2016. Existen unas sustancias llamadas antígenos leucocitarios humanos (conocidos como HLA, por sus siglas en inglés), presentes en la superficie de casi todas las células de los tejidos humanos. Al igual que los peces, los pájaros y el resto de mamíferos, los humanos tendemos -por razones evolutivas- a buscar parejas con HLA lo más diferentes posibles a los propios, ya que de esa manera el sistema inmunitario de la descendencia se torna más fuerte y resistente. Lo hacemos sin darnos cuenta, por supuesto, y por medio de los olores: es el olfato el que nos revela qué personas nos "convienen" para procrear y, en consecuencia, lo que nos lleva a sentirnos atraídos por ellas. Según los investigadores alemanes, los HLA "intervienen en el comportamiento de los seres humanos". Algo que sería más notorio en primavera. De hecho, desde hace tiempo la industria de los cosméticos comercializa perfumes a base de feromonas, sobre el supuesto de que ayudarían a ligar más. Si bien hasta ahora no se ha comprobado -ni mucho menos- su eficacia, la ciencia no descarta que la idea tenga fundamentos. La alimentación y la ropa también ayudan Por lo demás, hay otros factores que también coadyuvan a que la primavera sea una época de despertar en el deseo sexual. Uno de ellos está dado por la alimentación. Como las temperaturas aumentan, muchas personas reducen las comidas calóricas y contundentes en sus dietas para optar por platos más ligeros. Mientras las primeras tienden a generar mayor pesadez y somnolencia, estos últimos contribuyen a sentirse proactivos. En relación con esto, muchas frutas y verduras alcanzan su punto justo de maduración en marzo, cuando empieza la primavera, lo cual también fomenta su consumo. Y no es menor en este sentido el hecho de que, como las temperaturas no son tan bajas, comenzamos a usar menos ropa. Partes del cuerpo que durante los meses de invierno permanecen ocultas por capas de abrigo, en primavera quedan a la vista o, al menos, se sugieren sus formas. Este hecho por sí mismo puede no parecer tan importante, pero sumado a todos los anteriores se termina constituyendo una suerte de cóctel de razones que parecen explicar la vieja frase: "la primavera a la sangre altera"
  9. Belgrano: CÉSAR RIGAMONTI ; IGNACIO VÁZQUEZ ; CHRISTIAN ALMEIDA ; JUAN BARINAGA ; HERNÁN BERNARDELLO ; JOAQUÍN NOVILLO ; GASTÓN GONZÁLEZ ; SANTIAGO LONGO ; PABLO VEGETTI ; NAHUEL LUJÁN ; ENRIQUE BORJA DT: JULIO CONSTANTÍN Alvarado: EMANUEL BILBAO ; LUCAS FERNÁNDEZ ; GABRIEL FERNÁNDEZ ; SANTIAGO ZULES CAICEDO ; FERNANDO PONCE ; LUCAS ALGOZINO ; PABLO LEDESMA ; MAXIMILIANO GONZÁLEZ ; CRISTIAN CANUHÉ ; ROBERTINO GIACOMINI ; GERMÁN RIVERO DT: JUAN PABLO PUMPIDO Belgrano empató este viernes a la noche 2-2 ante Alvarado de Mar del Plata y los hinchas nos dejaron pasar la oportunidad para expresar su enojo, en un partido correspondiente a la fecha 13 de la zona 1 de la Primera Nacional. El conjunto local entró dormido al campo de juego y los marplatenses no desaprovecharon la oportunidad para abrir el marcador al minuto de juego. Luego de un centro, la defensa descuidó a Fernando Ponce que de media chilena puso el 1-0 y activó el nerviosismo en Alberdi. Sin embargo, Belgrano respondió con un cabezazo de Pablo Vegetti que atajó Emanuel Bilbao abajo, y después con un remate desde lejos de Nahuel Luján que exigió al arquero junto a su palo izquierdo. El local tuvo el balón, buscó con centros cruzados o con alguna pelota parada, mientras que Alvarado apostó decididamente al contraataque. Luján abanderó al equipo y se mostró siempre como una de las opciones de ataque. De tanto ir, el arquero de Alvarado dejó un rebote en el área luego de un remate de Gastón González y Pablo Vegetti pescó la pelota e infló la red del arco que da espaldas a la ex Cervecería Córdoba. Minutos después, lo tuvo Germán Rivero para el elenco marplatense, pero su remate se desvió en Joaquín Novillo al tiro de esquina. El primer tiempo terminó en tablas. En el complemento, Belgrano siguió con la tenencia aunque Alvarado no se replegó y peleó el partido en el medio. Pero la irresponsabilidad del ingresado Vidal, tras dar un golpe de puño a Vázquez, dejó a la visita con 10 jugadores. Con un remate de media distancia de Luján, que se metió en el ángulo superior derecho del arco de Bilbao, el "Pirata" lograba esa victoria tan necesaria. Pero en la siguiente jugada se volvió a dormir la defensa y Alvarado respondió con un remate cruzado de González. Ya sobre el final, Vegetti y Luján estrellaron dos tiros en el travesaño del arco de Bilbao, que se convirtió en la figura del partido. Con este resultado, Belgrano estiró a ocho la serie sin triunfos, con cinco empates y tres derrotas, mientras que por el contrario, Alvarado alargó su racha positiva a cinco encuentros, con tres victorias y dos igualdades. (EN PROCESO. . .)